AFTEROFFICE
deportes

Sé parte de la historia en el medio tiempo del Super Bowl XLIX

Los 12 minutos del espectáculo de medio tiempo del Super Bowl es el espacio musical con mayor rating en la historia de Estados Unidos. El show de Bruno Mars y Red Hot Chili Peppers tuvo la cifra récord de 115 millones de espectadores.
Myrna I. Martínez
01 febrero 2015 17:43 Última actualización 02 febrero 2015 15:15
El partido del año pasado se convirtió en el programa con mayor audiencia en la historia de la televisión estadounidense. (AP/Archivo)

El partido del año pasado se convirtió en el programa con mayor audiencia en la historia de la televisión estadounidense. (AP/Archivo)

Los 12 minutos del espectáculo de medio tiempo del Super Bowl es el espacio musical con mayor rating en la historia de Estados Unidos. Mientras que los premios Grammy de 2014 alcanzaron una audiencia de 28.5 millones de espectadores, el show de Bruno Mars y Red Hot Chili Peppers tuvo la cifra récord de 115 millones, tres más que el propio Super Bowl XLVIII.

Con estos números, el partido del año pasado se convirtió en el programa con mayor audiencia en la historia de la televisión estadounidense. Los artistas no cobran ni un centavo por dar este pequeño concierto, sus ganancias se reflejan en el incremento en ventas de discos, canciones y boletos para conciertos antes y después de su presentación.

Por ejemplo, Madonna vendió en la semana posterior al juego de 2012 más de 165 mil canciones del sencillo Give me all your luvin y, según cifras de Nielsen, las ventas de Like a prayer se dispararon un 2,437 por ciento; o Black Eyed Peas, tras realizar uno de los mejores shows de medio tiempo en 2011, duplicó el número de descargas de canciones previas al juego, se vendieron unas 400 mil.

Durante toda esta década, desde la presentación de The Who en 2010, el Super Bowl ha registrado audiencias superiores a los 100 millones de telespectadores. La exposición que reciben los cantantes es tan grande y redituable que el año pasado se desató el famosos escándalo “Pay to play” de la NFL, que sugería que el artista pagara una compensación monetaria por tocar o que compartiera parte de las ganancias de sus conciertos posteriores al juego.

Los nombres manejados para amenizar el Super Bowl de este año eran Katy Perry, Rihanna y Coldplay. La ganadora fue Perry, quien durante el College Gameday de ESPN, negó que le cobraran: “No soy el tipo de chica que pagaría por tocar en el Super Bowl”.

La NFL y sus patrocinadores, que por tercer año será Pepsi, pagan todo el espectáculo y viáticos del artista y su equipo. Según Forbes el costo del show varía de los 5 a los 10 millones de dólares. El espectáculo de medio tiempo no siempre fue tan esperado ni emocionante. De 1967 a 1990 era un simple trámite, nada espectacular y en ocasiones aburrido. Se presentaban bandas de música escolares, grupos de baile, imitadores de Elvis, algunos jazzistas o intérpretes de country.

Salvo Ella Fitzgerald o Carol Channing, el medio tiempo se desarrolló sin grandes estrellas, estaba enfocado a un público adulto y conservador. Es más, en 1988 el acto estelar estuvo a cargo del añejo grupo de patinadoras The Rockettes.

La caída en el rating en 1990, registró 7.7 millones menos de espectadores que el año anterior, fue una determinante para que el siguiente año el productor del evento, Disney, desarrollara un show con Mickey y otras botargas de sus personajes y la boy band más popular de esa época, The New Kids on the Block.

El impacto en los números no fue tan radical, aumentó de 39 a casi 42 puntos, pero una tradición había comenzado y desde entonces han desfilado Michael Jackson, The Rolling Stones, U2, Prince, Britney Spears y Paul McCartney, entre otros.

El Super Bowl se ha convertido en uno de los negocios más redituables de la televisión estadounidense, este año el spot de 30 segundos fue cobrado por NBC en 4.5 millones de dólares, y es probable que nuevamente rompa récords de audiencia con la presentación de Katy Perry. Si las cifras siguen en aumento, no sería extraño que el próximo año sí les apliquen el “Pay to play”.


Cinco momentos del show de medio tiempo

-El show de medio tiempo de Gloria Estefan en 1992 perdió 22 millones de telespectadores. La gente cambió de canal para ver el especial alterno del programa de comedia In a Living Color.

-Janet Jackson enseñó un seno en 2004 cuando Justin Timberlake supuestamente le rasgó la ropa accidentalmente. La cadena CBS fue demandada por la Comisión Federal de Comunicaciones, pero dos años después ganó la apelación y se salvó de pagar una multa.

-La NFL demandó a M.I.A por 16.6 millones de dólares por hacer una seña obscena durante el show de Madonna en 2012.

-Después del espectáculo de Beyoncé en 2013, se fue la luz durante media hora en el Superdomo de Nueva Orleans.

-Durante la presentación de U2 en 2002, en las pantallas se proyectó el nombre de todas las víctimas del atentado del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.