AFTEROFFICE
DEPORTES

Se fue Manzanares, el estilista del toreo

José María Manzanares era sinónimo de arte y estilo en el toreo. Ayer murió a los 61 años en su finca de Cáceres. Por siempre será recordado como uno de los mejores toreros de la historia. 
Domingo Aguilar / Francisco Arredondo
28 octubre 2014 22:18 Última actualización 29 octubre 2014 5:0
José María Manzanares torea al toro Clarín, en la plaza de Las Ventas, de Madrid. (Foto: Tomada de Twitter @JMManzanares)

José María Manzanares torea al toro 'Clarín', en la plaza de Las Ventas, de Madrid. (Foto: Tomada de Twitter @JMManzanares)

José María Manzanares se retiró del toreo súbitamente y de igual manera se despidió de este mundo. El torero fue hallado muerto causas naturales, según su familia, a los 61 años en su finca de Cáceres, ubicada en la comunidad de Extremadura, España. Durante su última corrida (2006) se acercó al tercio y pidió a su hijo que le cortara la coleta. La fiesta brava lo extraña desde entonces.

“El mundo del toreo pierde a una figura de referencia, a un torero de toreros y, sobre todo, al matador de más clase de los últimos 50 años. Partiendo del concepto del toreo como arte, José Mari Manzanares fue un estilista, la clase absoluta, la calidad, la categoría”, asegura Zabala de la Serna, especialista en toros del diario español El Mundo.

Los restos del espada estarán en la capilla de la plaza de toros de Alicante, ciudad donde nació. El coso tendrá las puertas abiertas desde la una de la tarde hasta las 10 de la noche. Mañana se ofrecerá una misa en su honor en la Concatedral de San Nicolás de Bari, lugar que cuenta con el panteón donde será enterrado.

El hijo de Manzanares acababa de aterrizar en México cuando se enteró de la noticia e inmediatamente tramitó su regreso para el funeral. El español forma parte del cartel que se presentará el próximo domingo en el ruedo de Insurgentes. Sin embargo, su representante aquí, Paco Olvera, dijo que esperarán hasta el jueves para saber si el matador decide volver a la capital.

“El maestro Manzanares era un torero de arte y confirmaba que la antesala del arte es la técnica, eso es algo que incluso deben saber hasta los poetas (…) Lo voy a recordar por ser un torero muy elegante que se acopló sinfónicamente a la embestida del toro mexicano.
Afortunadamente ese talento lo heredó su hijo, y a mí no me queda más que darle el pésame a la afición. Mientras se sigan muriendo personajes de este tamaño quedaremos desamparados ante el cliché de la abolición”, expresa el escritor Jorge F. Hernández.

México era un respiro para el diestro alicantino. Guillermo Leal, especialista taurino, considera que cuando el ibérico pasaba por un mal momento en su país, venía a las plazas mexicanas a revalorizarse y a recuperar confianza con el público.

José Mari padre fue uno de los matadores que marcaron época por su sensibilidad artística, sostiene Heriberto Murrieta, quien en 1992 narró una de las últimas corridas del hombre de Alicante.

“Era un torero con expresión, con gusto, con sello, con un gran refinamiento en su forma de interpretar el toreo. Fue un torero de empaque y de enorme calidad”, destaca el comentarista deportivo.

¿Qué dejó Manzanares padre al toreo mexicano? “Miel en los labios, un muy buen sabor, el toreo de calidad, el toreo eterno, el toreo con pureza”, agrega Murrieta.

José María Dolls Abellán confirmó en Las Ventas de Madrid el 18 de mayo de 1972 con Palomo Linares como padrino y Eloy Cavazos de testigo. “Era un figurón del toreo y un gran hombre. En el ruedo era muy serio, se concentraba mucho en lo suyo, pero fuera de la plaza era simpático y muy bromista”, comenta el regiomontano.

A su vez, el valenciano Enrique Ponce expresó su sentir sobre la noticia: “siento profundamente la muerte de Manzanares, un amigo y un referente para mí como torero durante toda mi vida. Tuve la suerte de torear con él y de tener muchas vivencias a su lado”.

1
  

   

José María Manzanares le pide a su hijo que le corte la coleta. (Tomada de FB)