AFTEROFFICE
culturas

Se acabó la fiesta; el Mediterráneo es un cementerio: Serrat

Joan Manuel Serrat guarda amor, juegos y penas en su tema 'Mediterráneo', pero es también el símbolo de la migración en Europa. Ese que se acerca y se va, fue el último destino de miles de personas que no alcanzaron a llegar a tierra.
Rosario Reyes
21 febrero 2017 21:6 Última actualización 22 febrero 2017 5:0
Víctor Manuel, Ana Belén, Joan Manuel Serrat y Miguel Ríos hicieron ayer un llamado a la resistencia ante la tensión internacional. (Braulio Tenorio)

Víctor Manuel, Ana Belén, Joan Manuel Serrat y Miguel Ríos hicieron ayer un llamado a la resistencia ante la tensión internacional. (Braulio Tenorio)

'Mediterráneo' sigue siendo una canción amorosa, pero desde septiembre de 2016, la evocación al mar donde Serrat guarda amor, juegos y penas es también el símbolo de la migración en Europa. Ese que se acerca y se va, fue el último destino de miles de personas que no alcanzaron a llegar a tierra.

“El que ha sido siempre un puente, un difusor de culturas, en estos momentos es un cementerio. En el último año ha recibido 4 mil 500 cadáveres, 4 mil 500 personas ahogadas en el Mediterráneo, tratando de encontrar un lugar donde meter la vida”, lamenta Joan Manuel Serrat.

Desde septiembre circula en redes sociales el video del tema interpretado por su autor y varios de los músicos más importantes de España, en apoyo al evento que se realizó el 11 de febrero en Barcelona, donde un millón de personas se manifestaron exigiendo se cumpla el compromiso del Consejo de Europa para recibir a los refugiados.

Serrat está en México junto a Miguel Ríos, Ana Belén y Víctor Manuel como parte de la gira del 20 aniversario de El gusto es nuestro, que el año pasado recorrió toda España y el 16 de febrero inició su recorrido por América con dos conciertos en Colombia. Tendrán seis fechas en el Auditorio Nacional, del 23 al 26 de febrero y el 15 y 21 de marzo, además de tocar en Guadalajara, Puebla y Monterrey.

El cuarteto celebra dos décadas del lanzamiento de su primer disco, grabado en vivo y publicado en 1996 con el nombre de la agrupación, y sale de gira con un triple CD/DVD, también en vivo. La agenda tiene fechas agotadas hasta junio.

Los cuatro siguen de fiesta porque, dice Ana Belén en conferencia de prensa, aún con las dificultades, la vida ofrece la oportunidad de celebrar la alegría. Y es que, reconoce, el nuevo orden político mundial es incierto, aunque no sorpresivo.

“Llevamos años sabiendo de qué se trata el asunto: se acabó la fiesta. Si esto va a ser así, que nos encuentre en resistencia frente a lo que va a llegar no sólo de Estados Unidos, sino de muchas partes de Europa”, destaca la cantante.

Con la elección de Donald Trump como presidente, complementa Víctor Manuel, lo que hicieron 60 millones de estadounidenses fue “darle una navaja de afeitar a un chimpancé”.

El neofascismo avanza en el mundo, concluye Miguel Ríos. “En Europa hay una cantidad de movimientos negacionistas de todos los derechos adquiridos y este señor y su equipo lo que viene a representar un poco es lo que dice Machado por boca de Juan: mala gente que camina. El simplista Bush hablaba de ejes de bien y mal, así que tenemos que defender nuestra dignidad, manifestar nuestro desacuerdo con valentía y decirle a esta gente: en mi hambre mando yo”.dignidad.