AFTEROFFICE
buena vida

Sazón extrema para comensales aventureros

Ser un comensal aventurado significa ordenar vísceras, víboras, cazar su propia carne o, en Beijing, comer escorpiones en brocheta. Pero en estos nueves lugares, la adrenalina es un factor que no tiene nada que ver con el menú.
Bloomberg
11 julio 2016 21:53 Última actualización 12 julio 2016 5:0
El volcán Thrihnukagigur, en Islandia, podrá estar inactivo, pero cenar en su caverna de magma sigue siendo emocionante. (Especial)

El volcán Thrihnukagigur, en Islandia, podrá estar inactivo, pero cenar en su caverna de magma sigue siendo emocionante. (Especial)

Usualmente ser un comensal aventurado significa ordenar vísceras, víboras, cazar su propia carne o, en Beijing, comer escorpiones en brocheta. Pero en estos nueves lugares, la adrenalina es un factor que no tiene nada que ver con el menú.

1.- EN UNA CÁMARA DE MAGMA
El volcán Thrihnukagigur, en el sur de la península de Islandia, podrá estar inactivo, pero cenar en su caverna de magma sigue siendo emocionante. De acuerdo a los guías de Jacada Travel, un operador a la medida que puede coordinar la experiencia, el espacio es lo suficientemente grande para alojar tres canchas de basquetbol o la Estatua de la Libertad acostada en su interior. Puede hacerlo suyo, para disfrutar de una comida completamente diseñada por usted.

2.- EN UNA CUEVA DE PIEDRA CALIZA
En los años 1700, los nobles italianos se vestían de gala para cenar en verano en los acantilados de la cueva de Puglia Grotta Palazzese, ahora un lugar certificado en los mapas turísticos mundiales por sus espectaculares vistas de postal. Aquí, la pesca del día llega con la espuma del mar Adriático. Prepárese para llegar temprano, ya que tendrá que maniobrar al subir y bajar las escaleras empedradas para llegar a la recepción.

3.- EN EL FONDO DEL OCÉANO
¿Qué tal cenar en compañía de tiburones? Eso es lo que tendrá en Ithaa, el restaurante bajo el agua ubicado en el Conrad Maldivas Rangali Island Resort. El menú incluye platillos como risotto con azafrán al champán, dumplings de mascarpone y trufa, carpaccio de langosta, además de otras opciones suntuosas.

1
  

  

Ithaa

4.- EN MEDIO DE UNA GRANJA DE OSTRAS
Cualquiera puede hacer una reservación para un paseo en la finca marina Freycinet, que cosecha ostras del Pacífico en el mar de Tasmania. Pero si se hospeda en el hotel más lujoso de la isla, el Saffire Freycinet, será invitado a una ocupar una mesa en la que el agua le llegará a las rodillas, mientras una experta culinaria sacará los más frescos ejemplares que haya probado, directo del agua a su plato.

5.- EN UNA CASA DEL ÁRBOL
No se deje engañar por la connotación rústica de cenar en una casa en un árbol, porque no es cómo la que recuerda de su niñez. La compañía de viajes de lujo Epic Road coordinará una cena de tres tiempos en Fregate Island en las islas Seychelles, que comienza en el jardín de la propiedad; ahí podrá elegir sus ingredientes favortos con el chef del hotel. Él podrá improvisar con éstos o mostrarle qué hacer en la cocina, antes de que suba por una escalera en espiral a su destino final para cenar, en una elevada higuera de Bengala.

1
  

   

Bengala

6.- EN MEDIO DE UNA CASCADA
Villa Escudero es un hermoso resort en una plantación de coco de 130 años en Filipinas, dos horas al sureste de Manila. Pero es más conocido como un lugar para descansar después de haber comido en el restaurante Labassin Waterfall, ubicado al otro lado. Aquí, las mesas de bambú están colocadas tan cerca de una cascada artificial, que los zapatos no son requeridos. La cascada fue construida para mitigar la capacidad de una presa cercana. No se moleste por taparse, porque de todas formas se va a mojar, que es parte de la diversión.

1
  

  

Villa Escudero

7.- EN UNA GRÚA
Las cenas elevadas son literalmente la definición de Dinner in the sky, que ofrece comidas por los cielos para 22 comensales en 40 ciudades. Su locación más asombrosa podría estar en la Acrópolis, donde los adictos a la adrenalina disfrutan una comida de cinco tiempos en una grúa elevada a 50 metros de altura. Entre los eventos que tendrán este verano alrededor del mundo están una cena sobre la zona arqueológica de Teotihuacán en México, en las costa de St. Tropez o colgado sobre el centro de Los Ángeles.

8.- ENFRENTE DE UN TEMPLO
Cenar en Angkor Wat podría ser menos aventurado que visitar las icónicas ruinas en cualquier otro momento; sin aglomeraciones, sus alrededores y templos son de ensueño sereno. Los guías de Jacada Travel pueden llevarlo, más allá del horario de operación normal, a una cena privada estilo Khmer, bajo una tienda de campaña en el área del templo -el privilegio puede costar unos 11 mil dólares. Incluye la bendición de un monje budista antes del primer tiempo, por supuesto.

9.- EN UNA ROCA FLOTANTE
Si el tiempo es bueno se puede caminar hacia la Roca, un lugar nombrado acertadamente, que sobresale 22 pies por encima del Océano Indico. Pero una vez que la marea sube, tendrá que tomar un barco hacia el restaurante flotante en la costa de Zanzibar. El menú, previsiblemente, se centra en lo que puede pescarse en las aguas de los alrededores: pulpo, camarones y langosta. Pero lo más importante es no olvidar tomar una bebida con la puesta de sol en la cubierta, ya sea un clásico Negroni o un Dawa, hecho con Konyagi (licor de cítricos de África del Este), miel y tonic.

1
  

   

Roca flotante