AFTEROFFICE
CULTURAS

Savater encabeza protesta silenciosa por Ayotzinapa

Los jóvenes abarrotaron la Sala Nezahualcóyotl de la UNAM para escuchar la conferencia del filósofo español Fernando Savater, quien lamentó la falta de transparencia en el caso Ayotzinapa. 
Sandra Aguilar
28 octubre 2014 21:36 Última actualización 29 octubre 2014 5:0
Fernando Savater presentará su nuevo libro en la Feria del Libro de Oaxaca. (Archivo)

Fernando Savater presentará su nuevo libro en la Feria del Libro de Oaxaca. (Archivo)

Fernando Savater pidió un minuto de silencio. Así, con una “protesta cívica silenciosa” como símbolo de solidaridad con los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, Guerrero, desde el 26 de septiembre pasado, comenzó ayer su conferencia magistral sobre el impacto de las redes sociales, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Con la Sala Nezahualcóyotl abarrotada de jóvenes, el filósofo español deploró que hasta ahora solo se conozcan detalles “siniestros” sobre la investigación, y en la ronda de preguntas y respuestas que tuvo lugar al término de la conferencia Ciudadanos en la red y en la nube, lamentó los hechos violentos que aquejan al país.

“Creíamos que esos males que sucedieron hace décadas se habían superado y que los procesos políticos habían logrado metabolizarlos, pero vimos que los acontecimientos de hace unas semanas pone en jaque esas ideas”.

A pregunta expresa, rechazó que en México se esté gestando una guerra civil. “Es una expresión muy fuerte, países que hemos tenido una vasta experiencia (en el el tema) lo tratamos con pinzas porque implica una serie de cosas que no se deben manejar a la ligera”.

Invitado por Fundación Telefónica para alimentar la discusión sobre el uso de las nuevas tecnologías, el autor de Ética para Amador también presentará su libro No te prives. Defensa de la ciudadanía, en la Feria del Libro de Oaxaca, donde el próximo sábado ofrecerá otra charla: Política de urgencia para ciudadanos.

En sus reflexiones sobre el Internet, el Doctor Honoris Causa por la UNAM la describió como una herramienta de emancipación que puede crear una nueva ciudadanía y favorecer procesos democráticos, pero que también plantea problemas éticos y morales al favorecer el anonimato.