AFTEROFFICE
DEPORTES

Santos, cerca del título que refuerce su estructura

Los laguneros esperan consolidar la reestructuración de equipo que planearon desde 2013. El dueño del club, Alejandro Irarragorri, ha colocado a Santos como una de las instituciones
con mejor salud financiera. 
Domingo Aguilar
19 mayo 2015 22:11 Última actualización 20 mayo 2015 5:0
Santos derrotó a Tigres en los cuartos de final del Torneo Clausura 2013. (Cuartoscuro)

Santos derrotó a Tigres en los cuartos de final del Torneo Clausura 2013. (Cuartoscuro)

Desde que el portugués Pedro Caixinha llegó al banquillo del Santos Laguna en el torneo Clausura 2013, mañana que reciban al Guadalajara, la institución enfrentará su cuarta semifinal en cinco torneos. Después de que en 2007 estuvieron a punto de descender, los Guerreros han vivido años de grandes alegrías para su afición.

El club nació en Durango en 1983 y era parte del Instituto Mexicano del Seguro Social de la entidad. Tras un fugaz traspaso a Tlaxcala, el equipo se asentó en Coahuila. Fue hasta 1988 que los verdiblancos debutaron en Primera División tras comprar la franquicia de Los Ángeles de Puebla.

En 1991, Grupo Modelo se convirtió en el socio mayoritario y las inversiones empezaron a reflejarse en un desempeño deportivo que los hizo escapar de la zona del descenso e inclusive alcanzar su primera final tres años después. Jugadores como Miguel Herrera, Ramón Ramírez (su primer partido de Primera División fue con el conjunto lagunero), Daniel Guzmán, Mauro Camoranessi, Jared Borgetti y Benjamín Galindo han defendido la casaca norteña.

La confianza de los hombres de dinero ha hecho que esta escuadra sea una de las ocho actuales que nunca han perdido la categoría, a pesar de haber estado muy cerca. Hace ocho años, los Santos empezaron con una reestructuración que a la postre no sólo los salvaría, sino que los llevaría a la consecución de su tercer título (2008). Juan Pablo Rodríguez, Oswaldo Sánchez, Daniel Ludueña y Matías Vuoso (quien estaba de regreso) fueron los estandartes de un equipo que desde el Clausura 2007 no ha pasado un año sin que esté presente en una liguilla.

Oribe Peralta formaba parte de esa escuadra, pero hasta entonces había mantenido una carrera irregular en el balompié nacional, además, Christian Benítez era el hombre en el que el entrenador, Daniel Guzmán, confiaba. El ecuatoriano se fue al Birmingham City de Inglaterra, mientras el mexicano partió para los Jaguares de Chiapas. Se volvieron a reunir en la Comarca para el torneo Bicentenario 2010, donde ambos comandaron la ofensiva y alcanzaron la final.

La historia de los Santos ha estado marcada por los altibajos, pero desde 2013 la estabilidad parece una de las cualidades del club: el grupo Orlegi Deportes, dirigido por Alejandro Irarragorri (único mexicano que ha sido invitado a la cumbre internacional Leaders in Sports por su gestión en la institución), adquirió al equipo que era propiedad de Grupo Modelo y empezó con ella un esquema de empresa. Irarragorri consiguió que firmas como Lala, Soriana y la minera Peñoles extendieran sus patrocinios cinco años más, lo que representa ingresos por cerca de 12 millones de dólares anuales para el conjunto (cerca de un cuarto de lo que factura).

La agrupación de Coahuila es de las más saludables de la Liga MX; sin embargo, ha sido una de las involucradas en actos violentos. El 20 de agosto de 2011 hubo una balacera afuera de las inmediaciones del estadio, contingencia que hizo más rigurosos los protocolos de seguridad para el ingreso a los partidos.

Leonardo Carreón Estrada, presidente de la barra Guerreros DF, asegura que el hombre que quiso golpear al árbitro Fernando Guerrero durante este torneo el pasado 9 de mayo, no es parte de ninguno de los grupos de apoyo del club. Además, relata que ellos no cuentan con ningún apoyo y que son sometidos a los mismos procedimientos de seguridad por los que pasa cualquier otro aficionado.