AFTEROFFICE
buena vida

Sanación: mente, cuerpo y espíritu

Porque con la fuerza del pensamiento, que es energía, es posible curar enfermedades. "El cuerpo sólo responde a los pensamientos, el espíritu es lo que lo anima y le da vida", dice en entrevista la especialista Martha Sánchez-Navarro.
Myrna I. Martínez
23 agosto 2015 20:2 Última actualización 24 agosto 2015 5:0
La especialista explica que en Conciencia de Salud se ve todo lo que conforma el cuerpo y cómo se puede sanar a través del pensamiento. (Edgar López)

La especialista explica que en Conciencia de Salud se ve todo lo que conforma el cuerpo y cómo se puede sanar a través del pensamiento. (Edgar López)

Martha Sánchez-Navarro es la hija menor de los pilares del teatro mexicano Manolo y Fela Fábregas. En lugar de seguir con la herencia familiar y dedicarse a la actuación como sus padres y sus hermanos, Rafael y Mónica, decidió consagrarse al arte de la sanación, de la mente, cuerpo y espíritu.

Su oficina está ubicada en la calle Virginia Fábregas, el nombre de su bisabuela, en la misma manzana del Centro Cultural Manolo Fábregas; en su escritorio hay una foto de su papá, de quien recuerda haber sido alegre, simpático, inteligente y muy amoroso.

“Soy la menor de seis hermanos, uno murió del corazón, yo nací también enferma del corazón y a los cinco años me operaron, después seguí mi vida normal, nada de que estaba enferma”, platica en entrevista.

“Jugaba a hablar con Dios, los ángeles, amigos imaginarios; desde muy joven le dije a Rafael, mi hermano, que quería ayudar a la gente y vivir de eso. Estudié Sicología pensando que ahí estaba la respuesta, pero había algo que le faltaba, el estudio del espíritu”.

En el camino se encontró con uno de sus maestros, el doctor Alfonso Ruiz Soto, conocido por los talleres de Semiología de la vida cotidiana, con quien trabajó durante siete años, empezando desde abajo. Todos estos conocimientos sobre el cuarto camino y la lingüística de la vida se complementaron con Diagnóstico Metafísico de la Salud, que imparte desde hace 25 años con el nombre Conciencia de Salud, la madre de todos los talleres que da.

“Mi interés siempre fue saber por qué nací enferma del corazón y por qué mi hermano murió de eso, si mis papás siempre fueron sanos. Ese curso fue revelador, encontré todas las respuestas, fue muy sanador. Decidí estudiar eso y compartirlo”, recuerda Sánchez-Navarro.

La especialista explica que en Conciencia de Salud se ve todo lo que conforma el cuerpo y cómo se puede sanar a través del pensamiento. Le ha tocado ver curarse a gente con todo tipo de enfermedades.

“Es muy lindo. Vamos entendiendo que el cuerpo sólo responde a los pensamientos, el espíritu es lo que lo anima y le da vida. Esto es un envase, lo que realmente importa es lo que está adentro”, dice la autora del libro-manual Decretarte.

“La gente entra porque quiere sanar físicamente, que es lo más evidente, pero va abriendo puertas para entender que si alguien se puede crear una enfermedad, también se la puede curar, y si se la puede curar, puede crear cualquier cosa en la vida”.

Martha Sánchez-Navarro, reconocida por la Cámara Nacional de la Mujer con el Premio a la Excelencia 2013, imparte además de Conciencia de Salud, talleres de meditación en silencio, autoestima, reiki y, el más nuevo, reprogramación de huellas, que se trata de reprogramar la mente como si fuera una computadora.

“He aprendido que todo es mental y en el momento en que reprogramas a tu mente todo es diferente. Si siembras lechugas, vas a cosechar lechugas, no esperes sembrar lechugas y cosechar rábanos”, concluye Martha Sánchez-Navarro.

“No entendemos que los pensamientos son energía, si estoy pensando cosas negativas, estoy haciéndome una sopita, me la como, me hace daño y digo qué mala suerte. No es suerte, son las tarugadas que hemos estado pensando. Comemos mal, hablamos mal, pensamos peor y queremos que nos vaya bien”.