AFTEROFFICE
DEPORTES

San Lorenzo, el 'devoto' de la Copa Libertadores

El equipo al que le va el Papa Francisco jugará su primera Copa Libertadores contra el Nacional de Paraguay. El Club Atlético San Lorenzo de Almagro buscará hacer historia. 
Domingo Aguilar
05 agosto 2014 22:39 Última actualización 06 agosto 2014 5:0
El San Lorenzo nunca había llegado a la final de la Copa Libertadores. (Cortesía)

El San Lorenzo nunca había llegado a la final de la Copa Libertadores. (Cortesía)

Era 1907 y en la esquina de la calle México y la 33, en Buenos Aires, los Forzosos de Almagro comenzaron con la historia del club que hoy jugará su primera final de Copa Libertadores ante Nacional de Paraguay.

Los jóvenes liderados por Federico Monti y Antonio Scaramusso pateaban un balón de cuero sobre la tierra, evitando el cruce del tranvía 27. El padre salesiano, Lorenzo Bartolomé Martín Massa, solía verlos jugar y cuando el tranvía golpeó a uno de los jugadores, les ofreció un jardín al fondo de la capilla que podrían usar si limpiaban.

Los integrantes del equipo querían rendirle un homenaje al cura que les dio una cancha y pensaron en rebautizar al grupo como Club Atlético Lorenzo Massa. El clérigo se los prohibió, pero uno de los futbolistas se acordó de la pelea de San Lorenzo y decidieron unir el nombre de la batalla con el del barrio capitalino que defendían. Así, el 1 de abril de 1908, se fundó oficialmente el Club Atlético San Lorenzo de Almagro.

Esta escuadra no conoció la derrota en casa. Cuando recibieron al San Francisco, rival difícil de la zona, entre ambas escuadras sortearon un uniforme a rayas verdes con fondo blanco y otro azul y rojo. Antes de empezar, los locales decidieron que la camiseta que usarían de ahí en adelante sería la del vencedor del encuentro. Desde entonces el San Lorenzo ostenta los colores de la Virgen de casa: María Auxiliadora.

El conjunto comenzó a crecer y necesitaron otro campo. El padre Lorenzo consiguió uno en el parque Chacabuco, del cual fueron expulsados en 1912 y varios de los jugadores decidieron seguir en otras instituciones. En 1914 se vuelve a formar el San Lorenzo de Almagro, se integra a la Segunda División, de la cual es campeón y juega en Primera al año siguiente. En la máxima categoría presume 11 títulos, aparte de la última Copa Mercosur (2001) y una Copa Sudamericana (2002).

En 1979, después de una serie de conflictos económicos, el club estuvo obligado a vender el Gasómetro, estadio en el que jugaban desde 1916 (se llamaba así por su similitud con los depósitos de gas), pero que actualmente es un supermercado. La falta de dinero, aunada a la mala organización y el paseo por inmuebles ajenos, causó su caída de la máxima categoría en 1981. Sin embargo, se reintegró al circuito de honor al año posterior, no sin antes registrar el mayor número de asistentes para un partido local: 74 mil (sólo detrás de la final Argentina-Holanda del Mundial de 1978).

“No importamos los colores de otro lado, se los pedimos a la Virgen”, dijo Jorge Bergoglio al diario Olé en 2008, cuando ofició el acto religioso que conmemoraba los 100 años de la institución. El actual Papa, devoto hincha del Ciclón (como fue apodada la escuadra por el periodista Hugo Marini) y socio número 88235 N-0 del club, fue bautizado en el barrio del equipo en 1936. Desde muy pequeño se relacionó con los colores, pues visitaba las instalaciones de la mano de su padre, quien era un ex jugador de baloncesto del combinado azulgrana.

El perfil religioso del conjunto bonaerense se mantiene con la afición del Papa Francisco, quien espera, junto con los más de 100 mil aficionados asociados ( hasta 2013), poder entonar el himno “Ciclón, Ciclón, San Lorenzo de Almagro campeón”.