AFTEROFFICE
deportes

Sampaoli, triunfador emergente

El argentino Jorge Sampaoli tuvo que dirigir en tres países para establecerse como entrenador, hasta que regresó a Chile, donde ganó seis títulos; ahora milita en el Sevilla, que al igual que él, ha vivido sus mejores años recientemente.
Alain Arenas
01 noviembre 2016 21:18 Última actualización 02 noviembre 2016 5:0
En su primera temporada con el Sevilla, Sampaoli tiene al equipo empatado en el cuarto lugar con el Atlético de Madrid en la liga española. (AP)

En su primera temporada con el Sevilla, Sampaoli tiene al equipo empatado en el cuarto lugar con el Atlético de Madrid en la liga española. (AP/Archivo)

El estadio Placita Ocampo se encuentra en el poblado de Villa María, Córdoba, ubicado a 553 kilómetros al noreste de Buenos Aires, Argentina. Ahí disputa sus partidos como local el club Atlético Alumni, el cual milita en la cuarta división local y en el que hizo su debut como estratega Jorge Sampaoli.

“Fue difícil que sobresaliera como técnico porque empezó desde muy abajo. Él cuenta que para destacar tuvo que emigrar de Argentina para probar en otros países de Sudamérica (Perú y Ecuador), para posteriormente llegar a dirigir en Chile, donde pudo establecerse y dar buenos resultados. Es un entrenador agresivo, que llamó la atención de varios clubes europeos, no sólo del Sevilla”, explica Arthur Jeanne, colaborador de la revista Panenka.

Jeanne recuerda que su encuentro con el entrenador se dio en una cafetería de Santiago de Chile, previo a que firmara con el cuadro andaluz. La prensa francesa rumoraba que el Olympique de Marsella quería contar con sus servicios. “Marcelo Bielsa fue un ídolo para ese club, pese a que sólo estuvo una temporada con el equipo. Los directivos tuvieron contacto con Sampaoli para ficharlo, porque pensaron que era el heredero de Bielsa, pero no lo convencieron”, añade el periodista.

Sampaoli afirmó en más de una ocasión que su mayor influencia como técnico se la debe al timonel rosarino. “De él extrajo el estilo ofensivo, el gusto por la posesión de la pelota. Está en contra del futbol comercializado y le gustan los futbolistas que vienen de barrio. Un ejemplo es la posición de 10 en el Sevilla con Samir Nasri. Lo trajo a jugar esa posición y ha funcionado, pese a que tenía poca actividad en el Manchester City el año pasado. El futbolista que juega de enganche le gusta porque desequilibra el partido, misma situación pasaba con Jorge Valdivia en la Selección chilena”, complementa Jeanne.

En su primera temporada con el Sevilla, Sampaoli tiene al equipo empatado en el cuarto lugar con el Atlético de Madrid en la liga española con 21 puntos, sólo detrás del Real Madrid (24) y Barcelona (22). En la Champions League –en la que hoy recibe al Dinamo Zagreb- marcha con siete puntos, es segundo lugar del Grupo H y se mantiene invicto en el certamen.

Al igual que su actual DT, el Sevilla también tuvo que surgir desde las divisiones inferiores para triunfar en el futbol europeo. En la temporada 1999-2000 terminó último en la liga y cayó a la segunda división española. El descenso coincidió con el retiro del arquero Ramón Rodríguez Verdejo. Monchi, como es apodado el ex futbolista, fue nombrado delegado de campo y, posteriormente, director deportivo del club, cargo que mantiene actualmente.

Verdejo nombró a Martín Caparrós como el nuevo entrenador. Sin experiencia previa, el técnico levantó al club, se coronó en segunda división y consiguió el ascenso. En la temporada 2001-02, año futbolístico que marcó su regreso a la división de honor del futbol español, terminó octavo en la liga. En sus tres años posteriores mantuvo al conjunto entre los primeros 10 lugares de la tabla de posiciones.

“Monchi fue el primer y el gran artífice del Sevilla. Ha sido el encargado de traer a los grandes fichajes del equipo en los últimos 15 años: (Frederic) Kanouté, Luis Fabiano (Carlos) Bacca, (Kevin) Gameiro. Sin él, el equipo no hubiera ganado las cinco Europa League”, dice Rafael Puerta, reportero que cubre al Sevilla para el diario El País.

El director deportivo también fue el responsable de traer a los entrenadores Juande Ramos, Míchel y Unai Emery, quienes se encargaron de que el cuadro andaluz se convirtiera en el máximo ganador del certamen europeo. Su última apuesta en el banquillo fue Sampaoli, quien viene de ganar la Copa América con la Selección chilena en 2015, primer título oficial que consiguió La Roja en su historia.

“En Europa se destaca el trabajo que ha hecho Sampaoli con el equipo. Trajo frescura, conceptos nuevos. Es un entrenador profesional, pero también mantiene el espíritu amateur. Él dijo que el futbolista europeo perdió ese espíritu de divertirse, de ser descarado. Uno de sus objetivos es que los jugadores retomen esa esencia”, señala Jeanne.