AFTEROFFICE
deportes

Sampaoli toma el mando de la 'albiceleste' 

Jorge Sampaoli asume la dirección técnica de la Selección de Argentina, afirmando que el gran desafío que tiene por delante es lograr que Lionel Messi muestre su versión "más genuina" para que la 'albiceleste' recupere el amor incondicional de los hinchas.
Agencias
01 junio 2017 18:52 Última actualización 01 junio 2017 19:2
Respecto a cómo imagina a "su" Argentina, Sampaoli dijo que la camiseta "obliga a un protagonismo desmedido". (AP)

Respecto a cómo imagina a "su" Argentina, Sampaoli dijo que la camiseta "obliga a un protagonismo desmedido". (AP)

BUENOS AIRES.- Con el desafío de explotar la mejor versión de astro Lionel Messi con la casaca albiceleste y de reconciliar a los hinchas con un equipo que los ha mortificado en el último tiempo, Jorge Sampaoli tomó el jueves el mando de la Selección de Argentina.

“Es cumplir un sueño que uno anhelaba desde hace tiempo. Este lugar lo admiré siempre, me parecía muy lejano. Genera mucha ilusión y pasión”, dijo el entrenador de 57 años durante una rueda de prensa en el complejo de selecciones nacionales en el suburbio de Ezeiza.

Vestido con un conjunto de gimnasia oficial del seleccionado, Sampaoli sostuvo que su misión será “construir un equipo que respete la historia del fútbol argentino” y así lograr “que se retome un sentir popular hacia la selección. Por eso estamos acá, para empujar eso".

“Está selección no es de un grupo de futbolistas sino de 40 millones de argentinos. Todos van a tener que participar de esto”, agregó.

Sampaoli es el tercer técnico de Argentina en las actuales eliminatorias después de Gerardo Martino y Edgardo Bauza. Los albicelestes ocupan el quinto puesto, fuera de los cuatro primeros que obtienen el boleto directo a Rusia 2018.

El flamante entrenador, quien rompió un contrato con el Sevilla de España, debutará formalmente ante Brasil en un amistoso que se disputará el 9 de junio en Melbourne.

Al margen del errante camino hacia la próxima Copa del Mundo, la mayoría de los jugadores del seleccionado cargan con el lastre de tres finales perdidas: en el Mundial de 2014, la Copa América de 2015 y la Copa Centenario de 2016. Mientras Messi y compañía son elogiados por sus actuaciones y títulos en las ligas más competitivas de Europa, en Argentina son despedazados por distintos críticos, quienes consideran que no muestran el mismo nivel con la casaca nacional.

“Queremos que acá venga Leo, no Messi. Queremos la versión más genuina y placentera del mejor jugador del mundo, que sea feliz acá”, planteó Sampaoli, quien nunca dirigió un club profesional en Argentina sino que desarrolló su carrera en Perú y Chile.

Para él la clave pasa por rodear al astro del Barcelona “con jugadores compatibles para la posición en la que esté, en el sector derecho o de punta. Lo más importante es saber con qué jugadores puede ser más protagonista del partido”.