AFTEROFFICE
buena vida

Saltar: deporte y diversión

El primer trampoline park en México, Jump-In, cuenta con dos sucursales: Interlomas y Churubusco. Sus instalaciones le brindan la oportunidad de ejercitarse saltando libremente en una superficie de trampolines corridos en pisos y paredes, en una alberca de espuma, o escalar muros con y sin obstáculos.
Rosario Reyes
12 enero 2015 21:8 Última actualización 13 enero 2015 5:0
El parque está abierto de lunes a domingo, de 11:00 a 21:00 horas. (Cortesía)

El parque está abierto de lunes a domingo, de 11:00 a 21:00 horas. (Cortesía)

Jump-In es el primer trampoline park en México y cuenta con dos sucursales: Interlomas y Churubusco. Sus instalaciones le brindan la oportunidad de ejercitarse saltando libremente en una superficie de trampolines corridos en pisos y paredes, en una alberca de espuma, o escalar muros con y sin obstáculos, así como atravesar un circuito de cuerdas suspendido a tres metros de altura. Además, con sus nuevas clases de Fit&Fun (cardio en trampolines) puedes tonificar su cuerpo y eliminar el peso extra mucho más rápido.

“Es un concepto que comenzó hace algunos años en Estados Unidos y recientemente ha habido un boom en México”, platica Héctor Olvera, director general de la empresa, que abrió su primera sucursal en diciembre de 2013 y la segunda hace alrededor de cuatro meses.

“Son 300 metros cuadrados, aproximadamente, en cada una de las sucursales donde hay trampolín de piso a techo. Hay distintas áreas, una general o pista central, y otra donde tenemos canastas de basquetbol, un área de kids, una de dodgeball y el trampolín a la alberca de esponjas para que puedas practicar saltos y acrobacias sin miedo y sin riesgo de lesión”.

1
Ejercicio con comodidad

Para pasársela bien con los amigos o la familia, sólo necesita ropa cómoda y usar calcetines antiderrapantes que el mismo parque ofrece para uso personal.

Ejercicio

Como complemento a esta experiencia, puede escalar en ambas sucursales y, por ahora sólo en Interlomas, cruzar el ropes course, un recorrido en las alturas a través de puentes colgantes y tirolesas a tres metros de altura, que tiene una versión para niños pequeños, a 20 centímetros del piso.

Son actividades extremas, pero siempre hay expertos del staff que acompañan a los visitantes tanto cuidándolos como motivándolos a superar los retos. El parque está abierto de lunes a domingo, de 11:00 a 21:00 horas. Cuenta con clases de cardio en trampolines, que incluyen ejercicios en piso para trabajar abdomen y espalda baja, y están por abrirse las clases de parkour, “una disciplina que incluso el Tecnológico de Monterrey tiene como materia optativa para la parte de educación física, adaptada a los trampolines, bajo el concepto rector de diversión en movimiento”, agrega Olvera.

“Brincar es una maravilla, tengo gente del staff que ha bajado hasta 20 kilos en seis meses. La gente viene al fitness class a eso, a bajar kilitos, a cuidarse. Cuando a mí me preguntan por el rango de edad, yo les digo que desde que se pueden poner de pie podrían entrar, no importa que sean niños de dos años, lo único que les recomendamos a los papás es que entre uno de ellos para estar al pendiente del niño. El límite es el que tu cuerpo te permita, hay gente que por cuestiones cardiacas, alguna lesión, o alguna operación a lo largo de su vida, pues ya no se le permite brincar, pero salvo eso, cualquier persona puede hacerlo”.

Para pasársela bien con los amigos o la familia, sólo necesita ropa cómoda y usar calcetines antiderrapantes que el mismo parque ofrece para uso personal.