AFTEROFFICE
CULTURAS

Salida de EU de la Unesco tendrá impacto temporal

El antropólogo y experto en políticas culturales Bolfy Cottom señaló que el impacto de la salida de Estados Unidos de la Unesco será temporal, puesto que el país tiene instituciones culturales que seguirán cooperando con el organismo.
Rosario Reyes
17 octubre 2017 21:16 Última actualización 18 octubre 2017 5:0
Palmira

(Reuters)

La cooperación internacional en materia de cultura está amenazada ante la salida de Estados Unidos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), pero será un efecto temporal, advierte el antropólogo y experto en políticas culturales Bolfy Cottom.

“Estados Unidos tiene una influencia política sobre otros países y otras organizaciones, su salida representa un debilitamiento para la Unesco, no sólo por lo económico -tiene un adeudo de más de 500 mdd con el organismo y desde 2011 suspendió su contribución financiera-, sino por todo lo que representan a nivel mundial”, argumenta Cottom.

EU es el país que más fondos aportaba al órgano; un 22 por ciento del presupuesto. Le siguen Japón (9.6 por ciento) y China 7 por ciento, de acuerdo con información de Reuters. Algunos de los proyectos que EU sostiene con la Unesco son la protección del Patrimonio Cultural de la Humanidad de los ataques terroristas; la difusión de la historia de la Shoah así como la creación de la Cátedra Unesco en la Universidad del Sur de California y la de alfabetización en la Universidad de Pensilvania.

El pasado 12 de octubre, Trump anunció que a partir del 31 de diciembre del año entrante, Estados Unidos ya no pertenecerá a la Unesco. Desde marzo, cuando presentó su presupuesto para 2018, el mandatario mostró su desdén hacia la cultura, al suprimir el financiamiento federal a los Programas Nacionales para las Artes y las Humanidades, y con la eliminación de los fondos para la Corporación de Medios Públicos -que incluye la radio y TV pública- y las bibliotecas.

“Desde que asumió la presidencia, disminuyó el apoyo a otros asuntos, como las acciones para enfrentar el cambio climático, o el cuidado de sus parques nacionales, y se empezó a retirar de organismos internacionales”, explica el investigador del INAH.

“Todo esto es una mala señal porque lo que se fortalece es la intolerancia, la exclusión; pero afortunadamente no estamos en el contexto de la Segunda Guerra Mundial, cuando surgió el organismo. La Comunidad Económica Europea, la región asiática, América Latina y África, a pesar de sus conflictos, son puntos de referencia culturales”, observa.

En un comunicado, Irina Bokova, Directora General de la Unesco, lamentó la decisión de Trump. “(Son) momentos en que el aumento del extremismo violento y del terrorismo mueven a forjar nuevas respuestas de largo aliento para garantizar la paz y la seguridad en el mundo”.

Para el autor del libro Legislación cultural, la medida estadounidense es un golpe para la idea de la cultura como eje central en el desarrollo de los pueblos. “Pero reitero, el efecto es transitorio. No dudo de que hay instituciones culturales fuertes en Estados Unidos que seguirán cooperando con la Unesco”.