AFTEROFFICE
culturas

Salgueiro canta sobre el puente entre Portugal y México en el Lunario

La exvocalista del afamado grupo portugués Madredeus, Teresa Salgueiro, está en nuestro país para presentarse este martes en El Lunario del Auditorio Nacional.
Rosario Reyes
18 octubre 2015 23:54 Última actualización 19 octubre 2015 5:0
Teresa Salgueiro. (Cuartoscuro)

Los temas La Golondrina, Paloma negra, Fallaste corazón y Canción mixteca forman parte de su nuevo material. (Cuartoscuro)

Hace más de treinta años comenzó a cantar como una afición en los bares de Lisboa. Desde punk, hasta fado. Sorprendida, pues no tenía intenciones de hacerlo profesionalmente, recibía elogiosos comentarios de sus amigos y los comensales que la escuchaban, rendidos ante su voz. “Hasta que tuve la suerte de que me invitaran a ser parte de la fundación de Madredeus, el grupo con el cual durante 20 años recorrí el mundo”, recuerda Teresa Salgueiro, ex vocalista del grupo formado por Pedro Ayres, Rodrigo Leão, Francisco Ribeiro y Gabriel Gomes, que fue reconocido mundialmente gracias a la banda sonora de la cinta Historia de Lisboa, en la que Salgueiro actuó.

La artista lusitana está en México y tras su actuación en el Festival Cervantino en Guanajuato y el Festival de la Cultura Maya en Mérida, se presentará mañana en El Lunario del Auditorio Nacional con el repertorio de su nuevo disco solista: La golondrina y el horizonte. La mayoría de las 14 canciones que grabó forman parte del repertorio mexicano. El disco es un elogio a la canción latinoamericana, pasada por el tamiz de la sonoridad portuguesa.

“Creo que el sentir portugués es más dramático y el sentir mexicano suele ser casi trágico, es una expresión muy fuerte, muy desgarrada, tanto en la alegría como en la tristeza. Los portugueses son más serenos, más contenidos, hay una cierta reserva en el modo de ser portugués, pero también son muy alegres. Lo que sí se puede decir es que hay un gusto común por la melodía y por esta música que se acerca a los sentimientos de un pueblo y a la dignidad de un pueblo”, explica acerca del repertorio que incluye temas como La Golondrina, Paloma negra, Fallaste corazón, Canción mixteca (en la que canta en español y portugués), Gracias a la vida, Todo cambia y Alfonsina y el mar.

La dotación musical de este disco está compuesta por batería, percusiones, guitarras, contrabajo, acordeón y guitarra braguinha, que nunca antes había utilizado. “Me parecía interesante hacer uso un instrumento popular portugués, no es propio del fado, pero aporta una sonoridad muy especial. Hicimos los arreglos acercándonos a las versiones originales y a partir de ahí intentamos crear un acercamiento a la música mexicana muy respetuoso”, dice sobre los compañeros con los que ha colaborado en los últimos años y con quienes grabó su primer disco como compositora, O mistério, en 2012.