AFTEROFFICE
buena vida

Romperás la dieta con los sabores que reúne Vail

Cocina internacional y algunas especialidades típicas de Estados Unidos te harán ganar unos kilos cuando visites Vail, Colorado, pero tu paladar lo agradecerá. El tour culinario por la pequeña ciudad puede comenzar en Chop House.
Domingo Aguilar Mendiola
25 agosto 2015 22:23 Última actualización 26 agosto 2015 5:0
Esta pequeña ciudad de Colorado es grande en comida gourmet. El tour culinario puede comenzar en Chop House. (Cortesía)

Esta pequeña ciudad de Colorado es grande en el arte culinario. (Cortesía)

Cuando visite Vail, Colorado, su paladar lo agradecerá. Restaurantes y bares compiten por atraer a los comensales, que tienen una amplia oferta de dónde elegir.

El tour culinario por la pequeña ciudad puede comenzar en Chop House, donde los mariscos son la especialidad de la casa. Camarones y langosta son servidos junto a una variedad de aderezos y moluscos que se encargan de abrir el apetito. Para acompañar el manjar marino (importado desde la costa oeste de los Estados Unidos), la casa ofrece un Bloody Mary como ningún otro: aceitunas, camarón y una hamburguesa decoran la orilla de un vaso cuyo agitador es una tira de tocino.

Para digerir la comida y hacer un hueco en el estómago, es posible trasladarse en bicicleta al hotel Cascade, donde las mesas del Atwater reciben a los visitantes. Este establecimiento es el único de la zona que puede presumir de los servicios de un sommelier de cervezas, cuyo trabajo se percibe al momento de ordenar, pues los meseros hacen las recomendaciones pertinentes según el platillo.

1
De cuento

El lugar ideal para cenar es Flame, restaurante del Four Seasons Resort and Residences. Marcus Stewart es el chef en jefe e impuso el lema Good and simple food.

Flame

Chris Bates, chef ejecutivo del restaurante, está orgulloso de que una de sus recetas fue difundida en diversos medios de Estados Unidos: sandía a la parrilla acompañada de salsa de chícharos. El sabor dulce de la fruta (que conserva gran parte de su agua) y el humo del carbón se mezclan para complacer el sentido del gusto. Tacos de atún y un club sándwich de sirloin con queso derretido invitan a disfrutar cada mordida. Cervezas tipo witbier, pale ale con toques de jazmín y un amber ale son el complemento ideal para estos alimentos. Son mezclas contrastantes en color que defienden la esencia amarga de la bebida.

El paladar reclama un postre (o varios) y Sweet Basil es la escala obligada. Pasteles de chocolate, mousses de fresa, mora azul, helados, brownies y todo tipo de repostería provocarán que ordene más de uno.

Antes de la hora de la cena, un paseo por la calle central da la posibilidad de visitar el museo del esquí de Colorado o una amplia variedad de galerías de arte en las que se venden piezas tanto de creadores locales como extranjeros.

Una vez recuperado el apetito, el lugar ideal para cenar es Flame, restaurante del Four Seasons Resort and Residences. Marcus Stewart es el chef en jefe e impuso el lema Good and simple food. En su cocina vigila que los filetes, rib eyes, sirloins y demás cortes sean cocinados a mil 800 grados centígrados y que nunca falte carne para los comensales, quienes pueden aderezar sus platillos con más de 10 salsas.

Stewart asegura que “no hay nada mejor que compartir con la familia”, y por eso es posible que grupos de personas entren a la cocina y tengan la libertad de preparar sus propias malteadas y hamburguesas.
Antes de dormir, el Remedy Bar dentro del mismo hotel invita a “remediar” el cansancio del día con sus “pociones”. Mezclas de distintos licores, música actual y una pantalla del tamaño de uno de los muros invitan a desestresarse y a experimentar lo mejor de la vida nocturna de Vail.

1


Vail