AFTEROFFICE
deportes

Roger Federer: ¿El mejor de todos los tiempos?

Aunque Roger Federer no pueda romper el récord de 109 títulos
de Jimmy Connors, tenistas y ex tenistas señalan que ya es
el mejor de la historia, lo cual reafirmó con un gran 2017.
Alain Arenas
07 noviembre 2017 23:8 Última actualización 08 noviembre 2017 5:0
tenistas

(Especial)

Roger Federer no necesita igualar los 109 títulos de Jimmy Connors –máximo ganador de todos los tiempos– para ser considerado el mejor tenista de la historia. Jugadores y ex jugadores coinciden en que su palmarés –que incluye 95 campeonatos– es suficiente para ocupar ya ese lugar.

“El tenis actual es más demandante físicamente que el que se jugaba en la década de los 70, 80 e inicios de los 90, justo en la época que brilló Connors. En aquellos años el tenista sabía que podía ganarle fácilmente a algunos jugadores que se encontraban fuera de los mejores 100 en las primeras rondas de los torneos. Actualmente no, porque esos tenistas tienen un nivel mayor actualmente, porque son más técnicos y cuentan con mayor despliegue físico. Por lo anterior, Federer ha triunfado en condiciones más complicadas”, destaca Javier Frana, ex tenista profesional entre 1986 y 1997.

Federer ganó siete títulos en lo que va de esta temporada, incluidos el Abierto de Australia y Wimbledon. Estos últimos fueron los campeonatos 18 y 19 en torneos de Grand Slam, que lo colocan como el más ganador de la historia en ese departamento. Connors sólo presume ocho en su palmarés.

“Esa es la principal diferencia entre ambos. El suizo logró triplicarle la cantidad de títulos de Grand Slam a Connors, y esos son los únicos torneos que no han cambiado constantemente en su clasificación”, opina Jorge Lozano, ex tenista profesional mexicano entre 1986 y 1996.
Frana –también analista de la cadena ESPN– sostiene que Federer también ha sido un revolucionario para el tenis actual. Explica que cuando tomó los descansos mientras se desarrolla la temporada, se convirtió en un parteaguas para que el resto de los jugadores de su generación, como Rafael Nadal, Novak Djokovic o Andy Murray, siguiera su ejemplo.

“Demostró que puede haber un segundo aire cuando tienes más de 35 años y que la presión por jugar la mayor cantidad de torneos en la temporada tiene que pasar a segundo plano. Marcó un punto de referencia hasta para otros deportistas que ven imposible jugar a un buen nivel en esa edad. Es un caso para la ciencia”, añade el argentino.
Connors ganó los Abiertos de Tel Aviv y Toulouse en 1989 –los últimos de su carrera– cuando tenía 37 años. Jugó siete años más como profesional, pero no pudo sumar más diplomas a su palmarés. Federer –quien tiene 36– tendrá la posibilidad de ganar su corona 96 cuando dispute el ATP World Tour Finals, que se llevará a cabo desde el próximo domingo y hasta el 17 de noviembre en Londres.

“Es el favorito para coronarse. No sólo porque llegará descansado, también porque Nadal llegará disminuido por las molestias de rodilla que sufrió en el Masters 1000 de París. El resto de los tenistas parece que no se encuentra ni cerca de su nivel. Puede ser, incluso, un torneo accesible para él, cuando en años anteriores era un torneo muy fuerte”, señala Lozano.

Santiago González –número 28 en el ranking mundial de dobles– no cree que Federer pueda llegar a los 109 títulos de Connors. Pero considera que el suizo pueda jugar más allá de la temporada de 2019, en la que dijo que se retiraría.

“Roger tiene un mejor saque que le permite ganar los puntos muy rápido; Connors, no. Lo anterior permitía que los juegos se alargaran al estadounidense y que los perdiera por no tener la misma condición física que su rival. En los últimos años de carrera de un tenista eso te afecta y lo que quieres es terminar los puntos lo más rápido posible. Si el suizo mantiene un buen saque podría aplazar su retiro y mantener el buen nivel”, asegura el mexicano.

Los tres especialistas coinciden en que sólo Nadal es el tenista contemporáneo con más posibilidades para igualar a Federer, aunque deberá tener más periodos de descanso. Opinan que el español es más frágil físicamente, debido las lesiones de muñeca izquierda y rodilla derecha que sufrió en los últimos dos años.

“Pero si los periodos de descanso de Nadal no funcionan como los de Federer, es probable que pasen otros 20 años para que alguien pueda comparase con el suizo”, expresa Frana.