AFTEROFFICE
CULTURAS

Rogelio Cuéllar, el 'artista callejero' que expresa lo invisible

Importantes artistas e intelectuales como Jorge Luis Borges, Vicente Rojo y Fernando Toledo fueron retratados por la lente de Rogelio Cuéllar, fundador de la revista Proceso y del periódico La Jornada.
Carlos Zulbarán
29 julio 2014 21:48 Última actualización 30 julio 2014 5:0
Rogelio Cuéllar logró uno de los retratos más famosos de Jorge Luis Borges. (Archivo)

Rogelio Cuéllar logró uno de los retratos más famosos de Jorge Luis Borges. (Archivo)

Con una cámara prestada, la fotografía se reveló ante él a los 17 años como un lenguaje personal frente a la idea de ser pintor. A partir de ese instante, Rogelio Cuéllar olvidó el caballete y se dispuso a observar el mundo que le rodeaba, a través de una lente. Era 1967. El camino lo llevó al fotoperiodismo y a ser fundador de la revista Proceso y del periódico La Jornada.

La fotografía de David Douglas Duncan, quien recreó la vida y el proceso creativo de Pablo Picasso, y que vio por primera vez en un libro en los años 70, fue el detonador para dedicarse al retrato y generar una visión más amplia de la imagen más allá del fotoperiodismo; también obturó su mirada hacia el paisaje urbano y rural.

Ha retratado a numerosas figuras de la cultura mundial: al evasivo Emil Cioran, quien accedió a ser fotografiado por él siempre y cuando viajara a París; a Julio Cortázar, en Cocoyoc; a Michel Tournier y a Antoni Tàpies, entre muchos otros. Aún prefiere la cámara analógica, como lo ha hecho desde hace 47 años, para ir en busca del asombro; de una mirada que revele la esencia de la persona.

Actualmente expone en Beijing, China, la muestra individual Octavio Paz a 100 años de su nacimiento, en el Museo del Milenio, que posteriormente se exhibirá en Shanghái. También participará con algunas instantáneas, a partir del lunes próximo en las rejas de Chapultepec, como parte del homenaje fotográfico a Efraín Huerta, José RevuAltas y Octavio Paz.

___¿En qué momento nace el interés por la imagen?

___Desde mi infancia he sido muy cinéfilo. Normalmente iba cuatro veces por semana al cine Portales; veía cualquier clase de películas y de todos los países. Esto me generó el gusto por la imagen. Por otro lado, quien fungió como mi padre algunos años, trabajaba en los estudios Plaza; él traía los stills de películas a casa y yo colocaba las fotografías debajo del vidrio de la mesa del comedor; ahí observaba las fotografías por largo tiempo y trataba de ir descubriendo lo que querían decir. Me acerqué al arte a través de libros, el cine, la danza y la pintura.

___¿Qué entraña un retrato?

___Mostrar la personalidad del sujeto. Debo saber qué hace, qué escribe, qué música compone o las obras que ha escrito, y con esas características, crear un retrato imaginario. Me gustan los espacios propios de cada uno de los fotografiados. Paso de lo general, a los detalles. Y siempre voy en la búsqueda de la mirada.

___¿Es el retrato la voz de lo invisible a través de la mirada?

___Definitivamente la mirada es fundamental. Se requiere la complicidad entre el fotógrafo y el fotografiado, siempre con la conciencia del retratado, de que la imagen va a perdurar. Me interesa la mirada y es la máxima exigencia, ella revela lo que es una persona. Definí trabajar con creadores porque necesito trabajar con las personas con las cuales creo.

___¿Cuál ha sido el más difícil?

___ Cioran. Me comentó que si yo había leído algo sobre él, debía saber que no le interesaba la fotografía. Le mostré mi carpeta y en cuanto vio los retratos cambió su expresión. De pronto comentó: “haga usted lo que quiera”. Otro de ellos podría ser Francisco Toledo. Comencé a retratarlo de espalda totalmente. Con el transcurso de los años establecimos una amistad y mi admiración por su trabajo creativo. Hace aproximadamente cinco años encontré en su mirada la fuerza que yo buscaba para retratar lo que yo quería de él: su esencia.

___¿Qué busca en el desnudo?

___La expresión corporal. Aquí la mirada no me interesa porque es muy fuerte, en algunas ocasiones pido que cierren los ojos. Me gusta mucho el blanco y negro, que las luces contrasten con las formas. De igual manera voy de lo general hasta fragmentarlo por medio de los acercamientos y la composición.

___¿Por qué autodefinirse como un artista callejero?


___Me encanta salir a la calle e ir con cámara en mano a que me sorprenda el mundo, lo que llamo el paisaje humano, ya sea urbano o rural. Me interesa el paisaje donde el elemento humano sea importante. Descubrir la relación del entorno con el hombre, es la otra vertiente de mi trabajo.

___¿Cómo logró su famosa imagen de Jorge Luis Borges?

___La pude captar cuando en 1973 se reunieron varios escritores en el Colegio de San Ildefonso. En aquella ocasión, lo llevaba del brazo y me dijo que deseaba orinar, entonces lo trasladé al baño. Había alrededor de 30 mingitorios sólo para él. Lo puse en medio y fui hacia atrás, observé que su figura se reflejaba en el azulejo y en el mosaico. Dudé en tirar, pero era un momento que no volvería a repetirse, entonces tomé dos fotografías y Borges dijo: “el duende está haciendo travesuras y rio. Personalmente no considero que sea una imagen irreverente, sino interesante.

___A 47 años de trayectoria fotográfica, ¿cómo define su trabajo?

___No he descubierto nada nuevo. Considero que hay alrededor de cinco o siete imágenes en la memoria colectiva de un querido José Emilio Pacheco, Jaime Sabines, Rufino Tamayo, Julio Cortázar o Carlos Fuentes. Sigo apostando por la disciplina, es importante, y con el compromiso de continuar.

___¿En qué trabaja actualmente?

___Preparo dos nuevos libros: "El rostro de las letras", que reúne 150 escritores; y otro de desnudo editado por la UAM. Ambas publicaciones verán la luz a finales de año.


ÉSTAS SON ALGUNAS DE SUS FOTOGRAFÍAS MÁS FAMOSAS

1
Francisco Toledo 

 

Francisco Toledo. (FOTO: Rogelio Cuéllar)

 

1
Vicente Rojo

 

Vicente Rojo (FOTO: Rogelio Cuéllar)

 

1
Gabriel Orozco

 

Gabriel Orozco