AFTEROFFICE
culturas

Rock para bailar con sabor sincopado, al ritmo de La-33

La-33 es una orquesta colombiana que rinde tributo al sonido de la salsa de los años 70 en Nueva York y que, como aquellos neoyorquinos de entonces, integraron a la música bailable elementos de jazz y disco.
Rosario Reyes
05 marzo 2017 20:42 Última actualización 06 marzo 2017 5:0
La orquesta colombiana se presenta en México para rockear éxitos de The Police, Jimi Hendrix o Frank Zappa al calor de la salsa. (Especial)

La orquesta colombiana se presenta en México para rockear éxitos de The Police, Jimi Hendrix o Frank Zappa al calor de la salsa. (Especial)

Colocar a The Police, Jimi Hendrix o Frank Zappa en la pista de baile es la propuesta de La-33, una orquesta colombiana que rinde tributo al sonido de la salsa de los años 70 en Nueva York y que, como aquellos neoyorquinos de entonces, integraron a la música bailable elementos de jazz y disco.

Fundada en 2001 -el mismo año en que sus connacionales de Aterciopelados ganaron un Latin Grammy por su disco Gozo poderoso-, la agrupación, que toma el nombre de la calle de su barrio en Bogotá, comenzó tocando covers de rock con acentos guapachosos, como Pantera Mambo (del tema de La pantera rosa), o Roxanne, de The Police. Pronto comenzaron a crear sus propios números de salsa dura, como se conoce en Colombia a este tipo de ritmos bailables surgidos en la ciudad.

Los primeros sitios en los que se presentaban eran locales de rock, a pesar de que entonces había un resurgimiento de la música para bailar, y la vida nocturna era intensa. Entre los puristas, este combo de salseros con pinta de rockeros causaba cierto rechazo, pero después su sonido se impuso.

En ese 2001, su aparición fue sorpresiva en los clubes de Bogotá, recuerda Sergio Mejía, fundador y director de la orquesta.

ACUDA
¿Qué? Noches de Salón del Lunario con La Nueva Nostalgia y La-33
¿Dónde? Lunario del Auditorio Nacional. Reforma y Campo Marte
¿Cuándo? Jueves 23, 21:00 horas
Localidad: $450 preventa; $550 el día del evento

“Sí, había muchos lugares de salsa, pero los presupuestos para pagar a los artistas eran muy bajos, así que teníamos que tocar bastante para ahorrar y grabar nuestro primer disco (La-33). Salió a finales de 2004 y se empezó a vender muy bien, tuvimos mejores ingresos y nos comenzaron llamar de dentro y fuera del país”.

Invitados a festivales de rock y jazz, o como estelares en salones de baile, los 11 músicos reunidos hace poco más de 15 años por los hermanos Santiago y Sergio Mejía son creadores de verdaderas delicias para bailar. Intensas, calientes.

La orquesta actuará junto a la agrupación mexicana La Nueva Nostalgia en el ciclo Noches de Salón del Lunario, el 23 de marzo próximo, como parte de una gira con su nuevo álbum, Caliente, en el que incluyen una versión de 'Fire', en tributo a Jimi Hendrix, y el cover de 'Soy un animal', del grupo español Los Toreros Muertos.

“De origen, somos músicos de rock, pero nos gusta la salsa. Hemos seguido un camino que comenzó sin querer. Nuestro primer tema fue 'Pantera Mambo' y se convirtió enseguida en un éxito, pero desde el comienzo tuvimos la idea de llevar otros géneros a la salsa. No es que todo se pueda llevar hacia lo bailable, en el primer disco grabamos 'Watermelon', de Zappa y por cuestiones editoriales no la pudimos meter. Pero hay tanta fuerza en el rock como en la salsa, o una música muy abierta”, explica.

Más allá de las mezclas, la tradición ha estado presente en cada uno de sus cinco discos y especialmente en una grabación que cerró los festejos por su aniversario 15, en diciembre pasado. “Hicimos un EP con versiones de 'Arroz con coco' y 'Qué te pasa', originales de los maestros Lucho Bermúdez y Edmundo Arias, que han marcado a varias generaciones de colombianos. Lo estamos lanzando en vinilo. Esperamos encontrar una forma de distribución del nuevo disco en México, pero mientras tanto, estos materiales están a la venta en formato digital”, concluye el artista.