AFTEROFFICE
reflector

Ringo Starr y su viaje lleno de recuerdos cautiva al público mexicano 

Reviviendo éxitos de bandas como Toto o Mr. Mister y por supuesto los Beatles, Ringo Starr ofreció un viaje de recuerdos, magia, alegría y entusiasmo junto con la All-Starr Band en un concierto lleno de talento en el Auditorio Nacional.
Notimex
11 marzo 2015 13:20 Última actualización 11 marzo 2015 13:22
Ringo Starr se despidió con deseos de amor y paz y agradeció con varios "te amo", la entrega de su público. (Cortesía Auditorio Nacional)

Ringo Starr se despidió con deseos de amor y paz y agradeció con varios "te amo", la entrega de su público. (Cortesía Auditorio Nacional)

Con gafas oscuras, saco negro brillante y las manos arriba haciendo señales de paz y amor, Ringo Starr llegó corriendo al escenario en donde de inmediato inició una fiesta de rock que puso de pie a los presentes en medio de estrellas coloreadas de azul y el ritmo de instrumentos como la batería y el teclado.

"Buenas noches Ciudad de México", dijo el músico quien regaló una nutrida carcajada para complementar su saludo con un "vamos a divertirnos", que dio la bienvenida al tema "It don't come easy".

"¿Me pueden escuchar allá?, ¿me pueden oír decir paz y amor?", preguntó el ex Beatle, quien obtuvo una respuesta generalizada que recreó sus palabras para luego dar paso a el sonido que llenó la canción "Wings", que sacudió con los riffs de la guitarra eléctrica mientras una colorida estrella brillante se dejaba ver en la playera de Ringo.


"Como ustedes saben mi nombre es Ringo y esta es la All-Starr Band y cada uno de ellos es una estrella en su área", afirmó para tomar su lugar en una de las dos baterías dispuestas en el estrado mientras el guitarrista Todd Rundgren cantó.

"Ahora algo de Santana, de sus primeros hits", dijo el tecladista para presentar "Evil ways", mientras Ringo continuó en la batería y los coros de todos los músicos recrearon el tema musical en el que sin duda destacó la guitarra frenética de Steve Lukather.

"Ole, olé, olé, olé… Ringo, Ringo", fue el coro que se escuchó entre canciones y previo a las alegres notas de "Bang the drum" en la voz de Todd Rundgren, quien se postró en el centro del escenario con unos tambores y unas baquetas de color rojo con las que animó a la audiencia.

"Gracias Todd, voy a tocar otra canción de una banda con la que estuve: los Beatles", dijo Ringo para presentar "Boys", tema que interpretó mientras tocaba la batería con entusiasmo y de manera sincronizada con el otro baterista, Gregg Bissonette.

"Esta fue una de las primeras canciones que escribí y grabé con Los Beatles, se llama "Don't pass me by", exclamó Ringo frente al piano que luego abandonó para tomar el micrófono y situarse en el centro del escenario en donde la alegría se hizo de nuevo presente con los cantos de las nueve mil 500 personas que vivieron el momento.

"¿Se la están pasando bien?, porque aquí el chiste es que todos la pasemos bien y ahora es turno de un momento mágico liderado por Greg", exclamó Ringo Starr para pasar la batuta al tecladista quien presentó "Black Magic Woman", tema del segundo disco del guitarrista mexicano Carlos Santana y en el que la complicidad del teclado y la guitarra crearon un momento de gran ritmo en el que Ringo estuvo ausente pero la batería de Gregg Bisonette y el bajo, así como la percusión sonaron con maestría.

"You are mine", fue el tema que llevó al romanticismo y en el que el miembro del icónico “Cuarteto de Liverpool” se sentó en un cajón de sonidos para regalar suaves toques que complementaron la interpretación en la voz del guitarrista Joe Walsh quien cantó mientras tocaba una guitarra acústica.

Siguiendo el viaje musical por los años setenta y ochenta, la banda ofreció "África", tema original de la banda Toto, para la cual Ringo volvió a su batería mientras el coro de los músicos volvió a nutrirse con las miles de voces que se alzaron en el “Coloso de Reforma” que también se dejó seducir por el sonido del clarinete.

Luego de “Act naturally”, Ringo volvió a dirigirse a su audiencia. "Esta es otra canción que yo sé que se saben", dijo para cantar "With a little help from my friends" que unió las voces en un himno de amistad y cordialidad con cada una de las almas de todas las edades que se dieron cita a esta reunión de talento, alegría y buena energía lidereada por el maestro Ringo Starr, quien se despidió con deseos de amor y paz y agradeció con varios "te amo", la entrega de su público.