AFTEROFFICE
deportes

Riesgos en el lanzamiento de martillo alejan a los jóvenes de su práctica

Sólo 137 personas (42 mujeres y 95 hombres) practican el lanzamiento de martillo, de acuerdo con la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo. Violeta Guzmán, ex lanzadora mexicana que participó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, explica el motivo del bajo número de practicantes en el país.
Domingo Aguilar Mendiola
19 enero 2015 23:2 Última actualización 20 enero 2015 5:0
Se trata de una disciplina en la que se debe lanzar una bola de metal unida a un cable de acero. (Cortesía)

Se trata de una disciplina en la que se debe lanzar una bola de metal unida a un cable de acero. (Cortesía)

Hasta mayo de 2014, el 42.4 por ciento de la población mexicana mayor de 18 años aseguró ser activa físicamente, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). De ese porcentaje, sólo 137 personas (42 mujeres y 95 hombres) practican el lanzamiento de martillo, de acuerdo con la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo.

Violeta Guzmán, ex lanzadora mexicana que participó en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, explica el motivo del bajo número de practicantes en el país. “Es un evento en el que hay mucho riesgo. Si uno se aventura a practicar en cualquier lado va a suceder un accidente. Tiene que haber una persona capacitada, que esté estudiada en este deporte. No cualquiera lo toma porque es muy complicado y se deben tener áreas específicas. Sí hay pistas en México con todo lo esencial y se puede practicar, pero por cuestiones políticas y económicas se prefiere el futbol y no se da la apertura”, dijo la ahora entrenadora del Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (CNAR).

Se trata de una disciplina en la que se debe lanzar una bola de metal unida a un cable de acero. En la rama varonil tiene un peso de 7.26 kilogramos y en la femenil de cuatro. La medida máxima del artefacto es de 121.5 centímetros para la categoría masculina y de 119.5 para la femenina.

En este deporte han participado 392 hombres (dos mexicanos) a lo largo de 26 justas olímpicas. El número de mujeres participantes es de 107, pues ellas se integraron a esta práctica hasta Sídney 2000. En la rama femeni, Rusia lidera el medallero con tres preseas: dos de oro y una de plata, mientras Cuba le sigue con dos de plata y una de bronce.

En la isla caribeña habita una décima parte de la población total en México y ellos han mandado a ocho lanzadores de martillo a las competencias veraniegas. A pesar de las cifras nacionales, Violeta Guzmán asegura que el número de practicantes está en ascenso “gracias a la Olimpiada Nacional Juvenil. En el afán de que cada estado lleve más medallas, se han dado cuenta de que el área está relativamente descubierta porque no hay muchos entrenadores de lanzamiento. Es una zona donde los estados ven oportunidad. Haya o no haya atletas especializados en la entidad, integran jóvenes para ver si pueden conseguir algo. Una medalla es una medalla, un resultado es un resultado”, afirma la poseedora del récord de Campeonato Nacional (62.68 metros).

El mejor resultado de 2014 para un mexicano fue el de Diego del Real, quien en agosto consiguió una distancia de 69.84 metros y está ubicado en la posición 115 de la International Association of Athletics Federations (IAAF). Su entrenador es el cubano Alejandro Laberdesque.

“No hay muchos entrenadores de lanzamiento, pero los que somos no alcanzamos a trabajar con todos. La Escuela Nacional de Entrenadores Deportivos provee gente cada año, pero la mayoría se dedican a las carreras, muy pocos se van al área de saltos y lanzamientos porque es demasiado complicado. A nivel nacional, en la rama femenil, soy la única que ha aportado atletas a nivel internacional”, destaca Guzmán.