AFTEROFFICE
culturas

Ricardo III recibe sepultura final cinco siglos después

El último rey inglés que murió en el campo de batalla, fue enterrado de nuevo este jueves en un acto que la actual Reina catalogó de "gran significado internacional". Los restos del antiguo monarca fueron encontrados bajo un estacionamiento hace tres años.
Reuters
26 marzo 2015 14:57 Última actualización 26 marzo 2015 15:1
"El entierro del rey Ricardo III es un evento de gran significado nacional e internacional", dijo la reina Isabel en un comunicado. (Reuters)

"El entierro del rey Ricardo III es un evento de gran significado nacional e internacional", dijo la reina Isabel en un comunicado. (Reuters)

LEICESTER, Inglaterra.- Ricardo III, el último rey inglés que murió en el campo de batalla, fue enterrado de nuevo el jueves en un acto que la actual Reina catalogó de "gran significado internacional". Los restos del antiguo monarca fueron encontrados bajo un estacionamiento hace tres años.

Descrito por Shakespeare como un jorobado astuto y sádico, Ricardo fue enterrado en la Catedral de Leicester, en el centro de Inglaterra, unos 530 años después de que muriese en el curso de la batalla de Bosworth Field el 22 de agosto de 1485.

Después de la batalla, subieron su cuerpo desnudo a un caballo, lo transportaron a la cercana ciudad de Leicester y le enterraron en una humilde tumba.

Ricardo III fue sepultado este jueves en una ceremonia sombría con los honores que sus partidarios de la actualidad aseguran que le negó su rival en el campo de batalla Enrique Tudor, más tarde Enrique VII.
"El entierro del rey Ricardo III es un evento de gran significado nacional e internacional", dijo la reina Isabel en un comunicado.

"El descubrimiento de sus restos en Leicester ha sido descrito como uno de los hallazgos arqueológicos más importantes en la historia de este país", agregó. A pesar de haber reinado sólo durante 777 días, la figura del rey aún fascina tanto a los historiadores como a personas de todo el mundo. Algunos se desplazaron hasta el lugar de la ceremonia para presenciarla en directo.

"Es un héroe para algunos y un villano para otros", escribió David Monteith, decano de la catedral de Leicester, en el prólogo del programa de la ceremonia. Entre los invitados estaban el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y miembros menores de la realeza, como el primo de la reina, el duque de Gloucester, que dejó el libro de oraciones personal del rey Ricardo en el ataúd.

El actor Benedict Cumberbatch, que ha sido identificado como primo segundo en decimosexto grado del difunto rey, leyó un poema de Carol Ann Duffy llamado Ricardo.