AFTEROFFICE
culturas

Retrato del show 'chatarra' de la TV actual

Fernando Lobo es autor de la primera novela mexicana sobre pornografía. Ahora acaba de publicar "Friquis" (Almadía), en la que aborda el universo decadente que sostienes las dinámicas televisivas y de redes sociales.
Eduardo Bautista
28 junio 2016 21:27 Última actualización 29 junio 2016 5:0
El autor refiere que muchos sectores de la sociedad mexicana viven en la insatisfacción permanente. (Cortesía)

El autor refiere que muchos sectores de la sociedad mexicana viven en la insatisfacción permanente. (Cortesía)

Fernando Lobo no es un hombre de tibiezas o posturas intermedias. Afirma que las redes sociales son “indignación chatarra” y que la clase media que se ha educado con la televisión vive frustrada.

Hace tres años, el escritor radicado en Oaxaca desde 2004 se convirtió en el autor de la primera novela mexicana sobre pornografía con Latinas Candentes 6. Pero ahora es el turno de Friquis (Almadía), un libro que explora las formas esquizofrénicas con las que se hace una parte de la televisión mexicana, la misma que promueve los productos milagro, los concursos absurdos y la farándula.

Lo que más le interesa a Lobo –asiduo lector de Walter Benjamin y Guy Debord– es descubrir la manera en la que se reproducen las sociedades contemporáneas en sus pantallas, ya sea a través de un celular, una computadora o una televisión.

En Friquis, el lector encontrará personajes muy comunes en casi todos los canales de televisión del planeta: productores ambiciosos, conductoras enfermas de fama y periodistas truculentos. Un mundo entregado al hedonismo y la inmediatez de la información. En la novela el programa se llama Sábado Especprinceial; en la vida real, Sabadazo.

“El tipo de público que consume estos contenidos está guiado por un pensamiento mágico. La gente que lee revistas de chismes cree en la superación personal a partir de la belleza. Es un segmento de la población que tiene muchas aspiraciones que nunca va a conseguir”, dice Lobo.

Asegura también que muchos sectores de la sociedad mexicana viven en la insatisfacción permanente. Y esto no siempre depende del dinero. “La burguesía, por ejemplo, está frustrada de ser mexicana. La clase media lleva años recibiendo la zanahoria del supuesto desarrollo económico; esto la lleva a mantener un discurso de mentalidad ganadora que, en tiempos de neoliberalismo, se ha convertido en una especie de dogma. Sigue adelante, esfuérzate, triunfarás: eso es tan mágico como la publicidad de TVyNovelas”.

¿Pero por qué las revistas de chismes han tenido tanto éxito? Lobo lo atribuye a una razón muy sencilla: igual que Balzac o Dostoievski en el siglo XIX, estos contenidos tocan fibras sensibles de la condición humana, como la envidia, la codicia, el odio o el resentimiento.

“Mucha gente tiene esas oscuras ganas de ver sufrir al que nos produce envidia. Ver que esos seres a los que aspiramos están poblados de defectos es algo increíble. Todo esto es más complejo que el morbo. Al final, la gente quiere ver gente. Es la novedad decimonónica. No imagino a la novela del XIX sin estos rasgos de la vida privada exhibida y destruida”, afirma.

El autor no confía en las muestras de indignación que muchas veces se revelan en las redes sociales. No cree que sea el lugar adecuado para las transformaciones sociales. “Entré a Facebook hace apenas un mes y me he dado cuenta de un elemento siniestro: el acondicionamiento al botón, al like. Eso es algo muy pavloviano, parece sacado de las teorías psicológicas del siglo XX: la estimulación a partir de recompensas
y dolor. Es atroz”.