AFTEROFFICE
buena vida

Respirar con conciencia, un proceso sanador

El hombre es el único ser vivo capaz de respirar con conciencia, lo cual debe aprovechar para armonizar el cuerpo y la mente. Un acompasado inhalar y exhalar tiene el poder de alejar infartos, dolores y desequilibrios.
Lizbeth Hernández
29 junio 2016 21:34 Última actualización 30 junio 2016 5:0
Al respirar profunda y completamente, los órganos internos son masajeados y los músculos abdominales adquieren tonalidad. (Especial)

Al respirar profunda y completamente, los órganos internos son masajeados y los músculos abdominales adquieren tonalidad. (Especial)

Aunque es algo innato, lo ayuda a lidiar con problemas físicos y emocionales. Un acompasado inhalar y exhalar tiene el poder de alejar infartos, dolores y desequilibrios.

“Desde un punto de vista físico, la respiración es la que nos conecta a la vida. El oxígeno alimenta las células, y las células necesitan el oxígeno. Es inútil preguntarse por qué hay tantas personas que se encuentran en un estado de cansancio crónico. La solución es muy sencilla, se deben cambiar conscientemente los patrones de respiración, pueden ser nuevamente programados y educados. El 70 por ciento de las toxinas que ingerimos cada día se eliminan a través de ésta”, asegura Alicia Berumen, maestra en psicopedagogía en la Universidad Anáhuac, coordinadora de International Breathwork Foundation en México y Certified Transformational Breath Facilitator.

Al respirar profunda y completamente, los órganos internos son masajeados y los músculos abdominales adquieren tonalidad. Por ejemplo, los pacientes con patologías cardiacas que han practicado una respiración diafragmática significativa, presentan mejoría, estos resultados se replican en casos de hipertensión y ansiedad.

“Cuando estás enojado no lo haces de la misma forma que cuando estás calmado, ni cuando estás frustrado o asustado. Reacciona al estado mental y emocional y viceversa. En la India existe la creencia de que cada humano tiene una cantidad determinada de respiraciones para su vida: el ansioso, que respira rápidamente, se las acabará en menor tiempo”, comparte Susana Pacheco, psicoterapeuta y maestra de yoga certificada por el Método Iyengar, quien imparte clase en el Centro Budista de la Ciudad de México.

Estudios señalan que cerca del 90 por ciento de la gente limita su respiración, es decir, la contiene para evitar alguna emoción desagradable, pero con ello reprime sensaciones y se consume una mayor cantidad de energía, que a su vez crea una tensión crónica.

“La respiración consciente es un proceso intenso que va más allá del cuerpo físico, te permite acceder al subconsciente. Cuando nos ponemos en contacto con nuestro interior podemos vivir con más plenitud y consciencia”, comparte Berumen.

A nivel profesional se puede alcanzar mayor productividad, se mejora la concentración, se tiene más energía, y todo su cuerpo se optimiza. La respiración consciente es en la que intervienen variaciones de profundidad, ritmo y velocidad le brinda bienestar.

“En mi faceta como maestra he conocido alumnos que empiezan a practicar yoga a los 70 años y sus cuerpos responden de manera extraordinaria; de la misma forma, tengo adolescentes con el cuerpo rígido o demasiado laxo, no hay historia ni experiencia igual. Hay alumnos que logran concentrarse y calmar su mente con facilidad, otros tienen un desafío mayor”, advierte Pacheco.

EJERCICIOS BÁSICOS
Elimine la tensión
Respire, inhale profundo y elimine las pausas entre ambos; deje que el aire fluya dentro de su cuerpo. En cada exhalación permita que el aire se lleve lo que no puede contener más y que lo agota. En cada inhalación llene de aire sus pulmones, sienta como su corazón se acelera y comienza a sentirse mejor.

Contra el nerviosismo y para lograr un sueño reparador
Siéntese cómodamente en la orilla de una silla, con la espalda recta, los hombros suaves sin tensión; observe unos momentos su respiración natural. Después coloque un popote en sus labios, inhale por la nariz y exhale a través del popote; hágalo de 1 a 3 minutos. Pasado ese tiempo retire el popote y vuelva a su respiración normal. Se aconseja practicarlo todos los días antes de dormir.