AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Resistencia y ligereza, cualidades de una buena mesa de centro

Las nuevas propuestas de mesas de centro, que también pueden ser usadas como esquineros y para poner encima floreros y adornos, ahora apuestan por materiales funcionales pero resistentes.
Lizbeth Hernández
18 septiembre 2017 21:36 Última actualización 19 septiembre 2017 5:0
sala

(Especial)

Funcionalidad y dinamismo van de la mano en las propuestas de mesas de centro. Atrás quedaron los tipos convencionales de superficie plana y cuatro patas. Las versiones actuales incluyen bases de metal con figuras geométricas, que se despliegan de acuerdo a tus necesidades, incluso hay opciones que sirven de almacenaje.

Entre las recomendaciones para hacer una compra satisfactoria están que sean ligeras para moverlas con facilidad, que sean de materiales resistentes y que tengan un diseño o color que las haga destacar.

“No están en desuso, al contrario, son artículos que ayudan a imprimirle un toque personal a las habitaciones. Son excelentes también como esquineros y para poner floreros y adornos”, señala Mariana Díaz, diseñadora de interiores y coordinadora visual de la marca de mobiliario West Elm.

1
 

 

mesa de centro
¿CÓMO ELEGIR MESAS DE CENTRO?
Házlo después de adquirir los sillones.
Elige diseños y colores innovadores.
No deben hacer juego con las mesas laterales.
Si privilegias el descanso, escoge las que despliegan cojines para acomodar los pies.
Si decides leer en su sillón favorito, no olvides adquirir una mesa lateral, la necesitará.


Se usan en la sala, en las recámaras y en cualquier tipo de espacio en el que sea necesario poner cosas a una altura media. Su función principal es la de sostener lámparas, refrigerios, adornos, libros y terrarios, entre otros accesorios.

Las más solicitadas son las polivalentes, de almacenaje y las elevables. Están construidas de tal manera que algunas de sus partes se despliegan, además de servir como mesa de centro en alguna sala, también se convierten en opciones para merendar o para beber café o té.

Los materiales son diversos. Hay estructuras metálicas que combinan prácticamente con cualquier decoración: de latón, madera, fierro y hasta plástico. La especialista menciona que su funcionalidad llega incluso a las recámaras, donde hacen las veces de buró. Otro de los lugares recurrentes es junto a los sillones de lectura.

“No deben hacer juego, deben armonizar, que es distinto. La decoración contemporánea elimina ese concepto de unidad, se apuesta más por ambientes eclécticos”, agrega Díaz.

Hay juegos de mesas de centro que lucen más si se presentan en tercias o en dúos, se ponen una arriba de la otra y resaltan en colores contrastantes con los tonos de los sofás.