AFTEROFFICE

Rescatando al capitán Phillips

10 febrero 2014 4:8 Última actualización 31 octubre 2013 5:51

[El 29 de noviembre se estrena la cinta protagonizada por Tom Hanks / Reuters]


 
Sandra Aguilar Loya
 

El 12 de abril de 2009 el mundo era enterado de que el capitán de la marina mercante Richard Phillips había sido rescatado con vida, luego de permanecer secuestrado cuatro días, en una operación en la que murieron tres de los piratas somalíes que lo mantenían retenido.
 
La ofensiva militar, protagonizada por fuerzas especiales de la Marina estadounidense, contó con la aprobación del presidente Barack Obama, que dio a los responsables autoridad para actuar si consideraban que la vida de Phillips corría peligro.
 

En ese entonces el vice almirante estadounidense Bill Gortney explicó que un pequeño grupo de francotiradores emprendió fuego contra los captores tras determinar que Phillips afrontaba un “riesgo inminente”.
 

Los piratas abordaron el buque Maersk Alabama que se dirigía a Mombasa con un cargamento de contenedores de comida del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas. Phillips se ofreció entonces como rehén para garantizar la vida de los tripulantes de su barco. El gesto mereció el reconocimiento de Obama: “Comparto la admiración del país por la valentía del capitán Phillips y la preocupación desinteresada por su tripulación”, señaló el presidente en un comunicado, en el que añadió que “su coraje es un modelo para todos los estadounidenses”.
 
Este hecho también llamó la atención del director de cine Paul Greengrass, quien llevó a la pantalla grande la cinta Capitán Phillips, protagonizada por Tom Hanks, basada en el libro A Captain’s Duty: Somali Pirates, Navy SEALs, and Dangerous Days at Sea, que Richard Phillips escribió para “exorcizar a los demonios que me acechaban luego del rescate”, dijo en su visita a México para promocionar la cinta.
 
“No es la película de mi vida”
 
Capitán Phillips es, desde la perspectiva de Columbia Pictures, una película de suspenso llena de emoción y un complejo retrato de los efectos de la globalización.
 

Richard Phillips aseguró a EL FINANCIERO que el libro “fue como una catarsis para poder dejar atrás el hecho”.
 
El capitán dice que para él, luego de la salida de esta película, nada ha cambiado en su vida, pero deja en claro que “la gente puede tomar de ella lo que les convenga, en mi caso me ha hecho más fuerte, me ayudó a vencer obstáculos que se nos presentan en nuestra vida personal y profesional, decidí no rendirme, no darme por vencido. Todos hicieron un gran trabajo al filmarla así, creo que llegará a emocionar al público”.
 
Phillips se dio cuenta de lo afectado que estaba luego del incidente, ya que por las mañanas se despertaba “llorando como un bebé. Esto fue hace cuatro años y medio, afortunadamente estoy vivo, sobreviví, mi tripulación volvió, somos afortunados”.
 
Sobre la visión de Paul Greengrass con respecto a la división económica, asegura que está apegada a la historia. “En Estados Unidos tenemos muchas oportunidades. Somalia es uno de los países más pobres, manda la mafia, son terroristas, son ladrones, no les importaba mi vida, ni la de mi equipo, lo único que les importaba era cumplir con su agenda, eso fue lo que decidieron hacer y pagaron por sus decisiones, cada acción tiene consecuencias y así fue como pasó”.