AFTEROFFICE
deportes

Red Bull muestra su prototipo camuflado para temporada 2015

Se llevó a cabo la presentación del monoplaza de Red Bull, el RB11. Su inusual diseño en camuflaje blanco y negro (parecido a una cebra), para evitar el espionaje, fue descubierto en los primeros entrenamientos libres en Jerez en España, piloteado por el australiano Daniel Ricciardo y el ruso Daniel Kvyat.
Redacción
02 febrero 2015 20:37 Última actualización 02 febrero 2015 20:40
Despistar a los rivales es una táctica que ya había realizado en el pasado la escudería de la famosa bebida energética. (AP)

Despistar a los rivales es una táctica que ya había realizado en el pasado la escudería de la famosa bebida energética. (AP)

Aún faltan 40 días para que arranque la temporada 2015 de la Fórmula Uno, pero las escuderías ya muestran sus nuevos bólidos. La gran sorpresa fue la presentación del monoplaza de Red Bull, el RB11, en los boxes de Jerez de la Frontera, por camuflar sus mejoras de la faz aerodinámica.

Su inusual diseño en camuflaje blanco y negro (parecido a una cebra), para evitar el espionaje, fue descubierto en los primeros entrenamientos libres en Jerez en España, piloteado por el australiano Daniel Ricciardo y el ruso Daniel Kvyat.

Este es el primer Red Bull de la era post Sebastian Vettel, el gran campeón alemán que llevó a la marca austriaca a cuatro títulos mundiales consecutivos. El piloto alemán correrá este año con Ferrari.
Este será el último monoplaza enteramente diseñado por Adrian Newey, por lo que el británico ha volcado en él toda su sabiduría. Los cambios más notables se centran en un nuevo morro y un chasis mejorado, aunque la pintura de guerra que luce no deja ver de momento otras modificaciones.

Además se ha podido apreciar un ala trasera y delantera muy similar a las de finales del año pasado, con unos pontones mucho más reducidos que el RB10 y un borde de ataque en el fondo plano al estilo Mercedes. Pero si algo llama la atención del RB11 es el diseño del morro, algo más estrecho y con una punta completamente distinta al modelo visto en 2014.

Despistar a los rivales es una táctica que ya había realizado en el pasado la escudería de la famosa bebida energética. Años atrás se tenía la costumbre de tapar los alerones con una funda, así los demás equipos no podían copiar los últimos desarrollos o saber qué graduación de ala era usada en la puesta a punto.

Cuando los técnicos de Fórmula Uno empezaron a usar los gases de escape con efecto aerodinámico, Red Bull pegó calcomanías a cada lado de su coche con fieles imágenes de las salidas de escape, tizne incluido.

Sus rivales escudriñaron en fotos e imágenes de televisión hasta que semanas después descubrieron la treta: Adrian Newey había diseñado la salida de escapes hacia abajo, al piso. Cuando los demás tomaron nota, entonces empezaron a pensar cómo adaptar la solución a sus máquinas, qué rendimiento podían sacarle, para luego construirla y montarla, pero Red Bull ya los aventajaba.

Los pilotos de Red Bull también abonaron al misterio, el australiano Daniel Ricciardo, quien finalizó en tercer lugar en 2014 con 238 puntos, se mostró ansioso por probar las bondades de su nuevo bólido. “Estoy ansioso por ponerme de nuevo al volante. Espero que sea una bestia. Pronto nos enteraremos“.

En tanto que el ruso Daniil Kvyat a sus escasos 20 años se mostró emocionado por conducir por primera vez en su carrera el auto de Red Bull. “Es una oportunidad fantástica para mí, aunque muchas personas en el equipo me conocen bastante bien, todavía queda el reto de entrar en un nuevo equipo”.