AFTEROFFICE
CULTURAS

Recorte financiero 'le pega' a la Cumbre Tajín

El reciente reajuste financiero en distintos ámbitos del país ha afectado algunas actividades del festival cultural Cumbre Tajín, que inicia hoy y concluirá hasta el próximo lunes. 
Myrna Martínez
18 marzo 2015 21:8 Última actualización 19 marzo 2015 5:0
El recorrido nocturno de 'Tajín Vive' ha sido suspendido por falta de presupuesto. (Tomada de FB Oficial)

El recorrido nocturno de 'Tajín Vive' ha sido suspendido por falta de presupuesto. (Tomada de FB Oficial)

El festival cultural Cumbre Tajín se realiza este año bajo el lema “El trayecto de nuestra luz”, pero irónicamente, por primera vez se suspenderá el recorrido nocturno de luz y sonido Tajín Vive, realizado en la zona arqueológica de El Tajín.

La razón expuesta por el Secretario de Turismo y Cultura de Veracruz, Harry Grappa Guzmán, y por los organizadores, es el reajuste financiero que vive el país, ya que este espectáculo tiene un costo con a los 14 millones de pesos.

Aún así el programa a realizarse de hoy al domingo en el parque Takilhsukut, con sede alterna en el zócalo de Papantla, donde habrá proyecciones cinematográficas apoyadas por Ambulante, continúa con una nutrida propuesta cultural y musical, como lo ha hecho durante 15 años.

Los primeros años de Cumbre Tajín, iniciado en 2000, no estuvieron exentos de críticas por algunos daños a la zona arqueológica y por tener un programa musical poco folclórico, más enfocado al world music, al rock latino y a la electrónica; en esta década el acercamiento al rock anglosajón ha sido una tendencia.

Este año el cartel excluye a soneros tradicionales como Mono Blanco o Los Cojolites, pero mantiene la tradición de presentar grupos que fusionan la música folclórica con otros ritmos.

La apuesta ecléctica incluye a La Arrolladora Banda El Limón y los Ángeles Azules; a El Tri, La Maldita Vecindad y Aterciopelados; Incubus y Flaming Lips, y al legendario Carlos Santana.

Los conciertos son sólo parte de una fiesta cultural con bailes totonacas, ceremonias, conferencias sobre pueblos indígenas y relatos de la región, talleres artesanales, exposiciones y el ritual de los Voladores de Papantla, que además este año volará al festival británico Glastonbury. También hay masajes y limpias con curanderos de la zona para recibir la primavera.