AFTEROFFICE

Recordarán a Pérez Gay con "El Cerebro de mi hermano" en la FIL de Minería

01 febrero 2014 2:54 Última actualización 08 enero 2014 16:27

[El libro rememora lo primero que perdió "Chema": su cerebro. / Cuartoscuro] 


 
Notimex
 
 
Con la presentación del libro "El cerebro de mi hermano" en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM), se recordará al escritor, traductor, académico y diplomático mexicano José María Pérez Gay (1944-2013), a casi un año de su muerte.
 
Rafael Pérez Gay, autor del texto y hermano del intelectual, comentó que presentará esta obra con la que, además de rendir un pequeño homenaje a "Chema" -como cariñosamente se le conocía-, dará cuenta de la enfermedad que padeció quien fuera traductor de obras del alemán al español hasta su muerte, en mayo de 2013.
 
 
De acuerdo con Rafael, "el libro es un informe negro y triste, que da cuenta de los últimos años de la vida de mi hermano, José María Pérez Gay. Un libro que tiene que ver, también, con nuestra hermandad, con los años que pasamos juntos y con la familia".
 
 
"Es un retrato de José María y una forma de acercarme a él o de despedirme", señaló el autor, quien en la presente publicación se refiere básicamente a la enfermedad degenerativa que acabó con la vida del connotado difusor de la cultura alemana y mexicana.
 
 
"El cerebro de mi hermano" es un relato de la evolución de un padecimiento degenerativo en el seno de una familia. Es un volumen que, además de reunir recuerdos, emociones, temores y expectativas, da cuenta del singular proceso de adaptación a lo impensable y del dolor de atestiguar la extinción de un ser querido, pero también la historia compartida, los años, los lugares, las pasiones conjuntas, la apertura a la conciencia del propio final y el ajuste de cuentas inexorable con lo vivido.
 
 
A propósito del título del libro, Rafael afirmó que obedece "a lo primero que perdió con la enfermedad: su cerebro, el cual se convirtió en una casa oscura, pues comenzó a olvidar palabras y lugares".
 
 
"Nunca supe si hubiera preferido que nos desconociera, que vagara perdido en la oscuridad o que nos conociera, porque es muy duro saber que estás prácticamente fuera de esa vida y que te reconozca", señaló.
 
 
Para Rafael, "El cerebro de mi hermano" es un libro difícil, duro y crudo, y una manera de recordarlo y rendirle homenaje.