AFTEROFFICE
buena vida

Recetas sanadoras

Uno de los chefs más reconocidos en el mundo, ganador de estrellas Michelin, José Andrés Puerta, busca aportar ideas para cuidar el ambiente, combatir la pobreza y enfrentar a políticos rudos como Donald Trump.
Redacción
17 octubre 2016 21:40 Última actualización 18 octubre 2016 5:0
Seducido y enamorado por la cocina mexicana, sus costumbres y su gente, el chef ha visitado un sin número de veces el país. (Especial)

Seducido y enamorado por la cocina mexicana, sus costumbres y su gente, el chef ha visitado un sin número de veces el país. (Especial)

Congruencia es la palabra que mejor lo define. Para José Ramón Andrés Puerta la cocina tiene un poder transformador. Su calidad como chef acaba de ser reconocida con dos estrellas Michelin para su restaurante Minibar. La fama que ha ganado como cocinero le ha sido útil para iluminar otra de sus pasiones: la filantropía. Como activista ha encabezado diversas campañas para erradicar el hambre en el planeta.

El mes pasado fue condecorado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por su contribución cultural como migrante con la Medalla de Humanidades, uno de los premios más importantes al mérito civil en ese país. Fue incluido en 2012 por la revista Time como uno de los 100 personajes más influyentes del mundo. En 25 años de carrera ha consolidado 20 restaurantes en EU y uno en México.

Afirma que todos pueden contribuir con su granito de arena para mejorar la especie, confiesa que ha puesto un pequeño criadero de abejas en su casa y ha sembrado más flores.

1
  

  

José Ramón Andrés Puerta

“Nos estamos comiendo a la Tierra. Como cocinero trato de ser más responsable y consecuente, no uso productos en peligro de extinción, me fijo bien en lo que compro y cultivo, todos deberíamos apoyar”, sostiene el chef, quien ha trabajado de cerca en proyectos humanitarios como en Haití, donde después del terremoto (2010) fue en compañía de amigos para darle de comer a la gente y ayudarlos, levantaron una escuela gastronómica que generó empleo y enseñanza para quienes lo perdieron todo.

“El hambre no es de países pobres o ricos, es mucho más complejo. Soy un simple cocinero que siente la necesidad de ayudar con lo que sé”, afirma. Por ello participa en diversos proyectos en América Latina y África en la organización sin fines de lucro World Central Kitchen, donde promueve soluciones inteligentes contra el hambre y la pobreza, una de ellas es la implementación de cocinas limpias que funcionen con gas o etanol para erradicar el uso de carbón y leña.

“Si logramos poner más cocinas limpias en el siglo XXI podremos acabar con el hambre y la pobreza, además de que se genera una mejora real para el medio ambiente”, explica.

1
  

  

José Ramón Andrés Puerta

EL SINSENTIDO
Tras los descalificativos de Donald Trump a los migrantes, José Andrés fue quien se negó a continuar con los planes de establecer un restaurante hispano en el hotel del candidato presidencial en Washington. Ello desencadenó la furia del republicano, quien lo demandó. El chef contrademandó. El lío legal sigue su curso, pero José Andrés no se intimida, pese a que podría convertirse en un inmigrante demandado por el próximo presidente de EU.

“Estamos ante una situación de un individuo que no comparte los valores de la mayoría de la gente de EU, no nos confundamos, hay gente que lo vota y que no sabe por qué. Es un tipo que exacerba la ira y saca lo peor del ser humano, dice mentiras, insultos, denigra a todo aquel que no es perfecto, rubio, alto y guapo; a veteranos, a las mujeres, a los inmigrantes”, destaca.

De igual manera exhorta a los latinos que puedan votar a que lo hagan, que se informen y decidan porque la contribución de 11 millones de indocumentados como fuerza productiva de ese país es invaluable. Sobre la hipotética victoria de Trump y el plan B que echará en marcha, dice, está “construir un muro y que lo haga México, todos nos venimos de este lado para protegernos”.

MÉXICO LINDO Y QUERIDO
Seducido y enamorado por la cocina mexicana, sus costumbres y su gente, el chef ha visitado un sin número de veces el país; los chiles en nogada y el mole le parecen una oda a la creatividad y la exquisitez. Durante sus visitas no pierde oportunidad de acudir a taquerías y probar los sabores de los puestos callejeros, tampoco de innovar con recetas y platillos. El restaurante J By José Andrés, ubicado en el Hotel W, es el único que tiene fuera del territorio estadounidense. Ahí la fusión entre lo ibérico y lo nacional encuentra nuevos caminos porque los protagonistas son platos como torta mexicana con pan de mollete español, taco ibérico o tortilla de patatas new güey con flor de calabaza.

SUEÑO CUMPLIDO
Tras darse a conocer la primera guía Michelin de Washington, la satisfacción se apoderó de José Andrés, ya que su restaurante Minibar recibió dos estrellas. Ha sido artífice de la transformación de sabores y preparaciones, representante de la cocina de vanguardia que conquistó con recetas como las aceitunas líquidas. En el Minibar, el precio del menú es de 275 dólares. En éste los comensales pueden ver cómo se preparan sus alimentos, están sentados en una barra frente a los cocineros.