AFTEROFFICE
CULTURAS

Reabren Foro Lindbergh tras reclamo vecinal

Vecinos de las colonias Roma, Hipódromo y Condesa habían advertido a la delegación Cuauhtémoc que si no explicaba el atraso en las obras de remodelación del Parque México, reabrirían a la fuerza.
Rafael Montes
25 mayo 2014 15:25 Última actualización 25 mayo 2014 15:26
Foro Lindbergh

El Foro Lindbergh se encuentra ubicado en la Condesa. (Cuartoscuro)

Después de que vecinos de las colonias Roma, Hipódromo y Condesa advirtieron que este domingo reabrirían a la fuerza el Foro Lindbergh en el Parque México si el gobierno delegacional en Cuauhtémoc no explicaba por qué las obras de remodelación no avanzaban, ese espacio público fue reabierto por las autoridades de la demarcación.

Aunque los trabajos de remodelación están inconclusos, pues no existe ni proyecto ejecutivo ni presupuesto para el remozamiento del escenario principal, la gente que este domingo visitó el parque pudo acceder a la explanada del foro, en cuya entrada se colocaron algunas lonas para explicar que el parque no se privatizará, como acusaron los vecinos inconformes agrupados en la organización Asociación en Defensa Roma Condesa.

El domingo pasado, los vecinos de la organización realizaron una protesta en el parque para reclamar por el retraso en las obras y el cierre del foro, a pesar de que no había trabajos en curso. Advirtieron que si este domingo el gobierno delegacional no permitía el acceso, serían ellos mismos quienes derribaran el tapial.

“Se rumora que el Parque México se privatizará. No dejes que te engañen. Es y será siempre tu espacio público”, decía una lona colocada por el gobierno delegacional de Alejandro Fernández Ramírez, junto a otras en donde se detallaban las labores que hasta la fecha se han realizado en el interior del foro.

De acuerdo con esa información, la segunda etapa todavía no comienza y lo que se hizo en la primera fase tuvo un costo de cuatro millones 895 mil 100 pesos, que se emplearon en la rehabilitación de los pilares, pasillos y trabes de los costados del foro.

En esa parte, se restituyeron trabes, se reforzaron columnas con concreto armado en el interior, se colocaron losetas de barro nuevas en los andadores, se restauraron las rejas metálicas y arcos de mampostería de los accesos laterales, se aplicó pasta y pintura en columnas, se aplicó pintura en las pérgolas, se instalaron luminarias solares, se rehabilitaron los rodapiés de los andadores y se colocaron plantas nuevas en las jardineras.

La obra mayor consistirá en la rehabilitación del escenario central, así como del acceso principal, por la calle de Michoacán, en la escultura de la llamada Mujer de los Cántaros.

Sin embargo, de acuerdo con los opositores a la obra y las autoridades delegacionales, el proyecto ejecutivo todavía no está listo.

Alva Fernández, directora territorial de Roma Condesa, explicó que el costo total de la obra será de 25 millones de pesos, de los que ya se usaron cinco, pero para aplicar los otros 20 falta que sean entregados a la delegación, que se licite la obra, que se realice el proyecto ejecutivo.

“De todos modos, esos 20 millones de pesos debemos emplearlos este año, por cuestiones fiscales, entonces de este año no pasa”, dijo la funcionaria que acudió en representación del jefe delegacional en Cuauhtémoc, Alejandro Fernández, para explicar a los visitantes del parque que éste no se privatizará, como lo han acusado los vecinos inconformes.

La funcionaria dijo que el Foro Lindbergh se abrió desde la tarde del lunes en atención a los jóvenes que allí se recrean, pero pidió que sean cuidadosos con él, pues sigue en obra.

El horario que se permitió para acceder al foro, que se encuentra rodeado de un tapial de madera, fue de 09:00 a 20:00 horas de lunes a domingo, pero el acceso se permitirá mientras no haya obra en el lugar. Cuando se retome la rehabilitación, volverá a cerrarse.

En tanto, el grupo de colonos mostró su inconformidad por la falta de un proyecto ejecutivo y el retraso en las obras de rehabilitación.

En el lugar, comenzaron a reunir opiniones de los visitantes para “que sean los ciudadanos y no las autoridades los que decidan qué quieren que se haga en el Parque México”.