AFTEROFFICE
DEPORTES

Rafael Nadal, amor y señor de "Roland Garros"

El tenista español Rafael Nadal buscará ganar el Grand Slam de París tras caer en el Abierto de Roma hace una semana. La mesa está puesta para Nadal, pues llega como favorito. 
Nancy González
22 mayo 2014 22:17 Última actualización 23 mayo 2014 5:0
Rafael Nadal derrotó a su compatriota Roberto Bautista en Madrid. (AP)

Rafael Nadal derrotó a su compatriota Roberto Bautista en Madrid. (AP)

Tiene el récord de victorias en Roland Garros y ahora busca extender su propia marca de triunfos consecutivos, pero aunque Rafael Nadal llega como favorito al Grand Slam de París, el camino por obtener el título por novena ocasión, quinta consecutiva, no será fácil.

Nadal no compitió en muchos torneos como juvenil, por el contrario, destacó desde la adolescencia entre los profesionales, con quienes disputó su primera temporada oficial en 2005, a los 18 años.
Fue entonces que empezó a escribir su historia en Roland Garros.

Discretamente avanzó ronda a ronda hasta llegar a la semifinal, donde todo indicaba que acabaría su aventura, pues enfrentaba al suizo Roger Federer, número uno del mundo entonces. Ante el asombro de todos, el español lo derrotó 6-3, 4-6, 6-4 y 6-3, para disputar la final con el argentino Mariano Puerta, a quien superó 6-7 (6), 6-3, 6-1 y 7-5.

Por cuatro años, Nadal fue invencible en la arcilla francesa, y en las ediciones de 2006, 2007 y 2008 su víctima siempre fue Federer. Los dos primeros años, el ibérico se impuso tras batallas de tintes épicos, con parciales de 1-6, 6-1, 6-4 y 7-6, así como de 6-3, 4-6, 6-3 y 6-4.
Pero en el último enfrentamiento, el mallorquín casi no se esforzó y resultó ganador por 6-1, 6-3 y 6-0.

Curiosamente, la primera ocasión que Nadal llegó a Roland Garros como número uno del escalafón, en 2009, no pudo refrendar su título y en la cuarta ronda fue sorprendido por el sueco Robin Söderling, quien ocupaba el lugar 25 mundial, por 6-2, 6-7 (2), 6-4 y 7-6 (2).

La revancha le llegó al año siguiente, pues el español se encontró con Söderling en la final y lo avasalló por 6-4, 6-2 y 6-4, con lo cual se coronó sin perder un set en todo el torneo, al tiempo que iniciaba otra racha de victorias en París.

En 2011 fue verdugo de Federer por cuarta ocasión en este torneo, tras parciales de 7-5, 7-6 (3), 5-7 y 6-1.

Más espectacular resultó su coronación en 2012, pues lo hizo al derrotar en impresionante encuentro al serbio líder del escalafón mundial Novak Djokovic por 6-4, 6-3, 2-6 y 7-5, en la primera ocasión que se veían las caras en el prestigiado torneo.

Este triunfo, el séptimo, resultó especial para el ibérico, porque con él superó el récord de títulos en Roland Garros que ostentaba el sueco Björn Borg.

En 2013, una vez recuperado de una lesión que lo mantuvo ocho meses fuera de competencia, Nadal repitió la dosis a Djokovic, aunque en esta ocasión fue en la semifinal, con otro duelo de infarto donde obtuvo su pase al partido decisivo tras un último set de 9-7. Se coronó luego de vencer a su compatriota David Ferrer sin mucho trabajo por 6-3, 6-2 y 6-3.

Pero sus hazañas en la arcilla francesa no se limitan al récord de ocho títulos. En 60 partidos suma 16 victorias ante jugadores Top 10, seis de ellas ante un número uno del mundo y sólo perdió 18 de los 185 sets jugados en Francia.

¿El secreto de su éxito? Una peculiar relación entre los hemisferios cerebrales, pues aunque es diestro de ojo y de mano, en su motricidad gruesa es más hábil con el brazo y pie izquierdo, de ahí que haya elegido el perfil zurdo.

Tal combinación fue una decisión táctica en la que ayudó su primer entrenador formal, Jofre Porta, y que le permite elegir mejor sus golpes con un tiempo de reacción mínimo, detalle vital para moverse con mayor precisión en la arcilla.

La edición 2014 del Abierto de Francia arranca este domingo. La mesa está puesta para Nadal, sólo falta ver qué otros comensales querrán quedarse con su platillo.