AFTEROFFICE

¿Quién quiere un amor para siempre?: José Ovejero

12 febrero 2014 4:45 Última actualización 22 mayo 2013 18:30

 [Bloomberg] "La invención del amor" intentan devolver una parte de verdad a la literatura sobre el amor. 


Notimex
 
El cliché de los amores enceguecedores ha sido abusado en la literatura como para que intentemos reinventar ese sentimiento en los géneros literarios, afirmó el escritor madrileño José Ovejero, ganador del Premio Alfaguara de Novela.

Entrevistado por Notimex en el marco de la presentación de la novela en España, señaló que ahora el amor se mira con más realismo y se fija uno más en el tema porque al hablar de los amores para siempre, la pregunta es ¿quién quiere un amor para siempre?".

En un hotel de esta capital, apuntó que hablar de amores para siempre es como una promesa que en el fondo es "una condena" "y a mí me parece que decirle a alguien te querré siempre, es una mentira, porque qué se yo quién vamos a ser dentro de unos años".

Consideró que novelas como la suya, "La invención del amor" intentan devolver una parte de verdad a la literatura sobre el amor.

"La invención del amor" narra la historia de Samuel, un soltero que cumplidos ya los 40 pasa por la vida sin demasiado interés, como si estuviera de vuelta de todo aunque en realidad no ha llegado a ninguna parte.

Un día, recibe una misteriosa llamada en la que le comunican que Clara, su ex novia, ha muerto. Él está seguro de no conocer a ninguna Clara, pero decide ir al tanatorio, a indagar en esa vida que se cruza con la suya por error.

Allí se encuentra con la hermana de la difunta y poco a poco se enreda con ella en una peculiar telaraña de mentiras, de ficciones sobre su no vida junto a Clara, con las que en lugar de perderse irá encontrando poco a poco su sitio.

Para Ovejero, con esta historia, Samuel de pronto vuelve a estar vivo, "pero no de esa manera cegadora en la que el uno no ve más que al otro, sino reinventándose a sí mismo".

Explicó que Madrid es un poco el contexto de su novela, pero podría estar en casi cualquier ciudad.

"La novela surge sin haber tenido una historia ya pensada, se me ocurrió la historia que da inicio a la novela, un tipo que está sentado en una terraza y le llaman y le confunden con otro", anotó.

Finalmente, remarcó, se trata de una historia de relaciones sentimentales, de reinventar la relación con los demás, la relación amorosa y termina siendo una novela reflexiva sobre lo que es el amor, sobre que es lo que nos mueve y para qué nos sirve.

Aseveró que en su novela hay una idea de Madrid, de España, de esa situación como de desencanto, falta de esperanza, "de acostumbrarte a que lo mejor que te puede pasar es que no te pase nada, de que el enemigo de la felicidad no es el dolor sino el miedo".

"No esperamos nada y Samuel lo que investiga es la posibilidad de arriesgarse aunque duela", abundó.

"Esta no es una novela sobre la crisis, la crisis es una especie de telón de fondo de lo que está sucediendo. No fue en ningún momento algo buscado, son esas cosas que nos salen a los escritores sin pensar", expresó.