AFTEROFFICE
culturas

Pumcayó, la fusión de todos los elementos

El folk & roll, con un toque de progresivo y sicodelia, ha hecho que esta banda mexicana sea una de las propuestas independientes más innovadoras de los últimos años. Su disco debut, producido por ellos mismos, lo presentarán en el Lunario este jueves.
Myrna I. Martínez
01 septiembre 2015 21:10 Última actualización 02 septiembre 2015 5:0
El disco homónimo se grabó a la antigua usanza: todos los instrumentos interpretados al mismo tiempo. (Cortesía)

El disco homónimo se grabó a la antigua usanza: todos los instrumentos interpretados al mismo tiempo. (Cortesía)

La música folk & roll, con un toque de progresivo y sicodelia, ha hecho que Pumcayó sea una de las propuestas independientes más innovadoras de los últimos años.

La banda originaria de Guadalajara se formó en 2011; tras lanzar un EP y un video con canciones acústicas en Internet, empezaron a recibir invitaciones para tocar en reconocidos festivales como el South by Southwest, en Austin, Texas.

A finales del año pasado, Pumcayó, integrado por Federico Díaz de León, Raúl Andreu, Saúl Figueroa, Francisco Rosas y Marcelo Salazar, lanzó su disco debut, producido por ellos y distribuido por Intolerancia.

Aunque ya han tocado en Sudamérica y Estados Unidos, no habían tenido la oportunidad de presentarlo en la Ciudad de México; harán su primer Lunario mañana jueves.

“Nosotros venimos de la escuela del rock y del posrock, curiosamente nos catalogan como grupo de folk, sí tenemos un twist, pero de pronto pareciera que estamos en una misión de rescatarlo”, dice en entrevista Marcelo Salazar, guitarrista y voz principal.

“Donde vivimos tenemos muchas cosas interesantes para darle ese twist que genere una identidad diferente en nuestra banda, pero no de manera consciente, sino natural”.

En sus canciones narran historias de campesinos o animales; emanan imágenes de pastizales y otros escenarios rurales, los cuales se entrelazan entre varias texturas, progresiones melódicas y cambios de ritmo. Les han llegado a decir que en algunos momentos parece que cada uno está soleando por su cuenta. A pesar de esta fusión de ritmos, en cada momento se percibe que es una banda mexicana.

“Tenemos muchos elementos e ingredientes dentro de la mexicanidad que te ayudan a cambiar la perspectiva. Uno acumula todo lo que va pasando día a día y en el país, otras idiosincrasias y te dan otras perspectivas de disfrutar la música”, agrega, con cierto entusiasmo, Raúl Andreu, también guitarrista.

El disco homónimo se grabó a la antigua usanza: todos los instrumentos interpretados al mismo tiempo. El resultado los llevó a estar nominados en los Indie-O Music Awards 2015 al mejor disco folclor y al mejor productor nuevo del año, y en ser considerados el mejor artista mexicano en los premios de la música independiente de España 2015.