AFTEROFFICE
deportes

Pumas vence 2-1 a Santos con doblete de Castillo 

Con dos goles del chileno Nicolás Castillo, los Pumas  de la UNAM acabaron la marcha invicta de Santos Laguna al vencerlo 2-1 este domingo por la novena fecha del Torneo Clausura 2017.
Agencias
05 marzo 2017 14:54 Última actualización 05 marzo 2017 19:25
Pumas se presentó en CU con la necesidad de ganar para no perder más terreno rumbo a la liguilla. (Especial)

Pumas se presentó en CU con la necesidad de ganar para no perder más terreno rumbo a la liguilla. (Especial)

Pumas de la UNAM, gracias a la contundencia de su goleador Nicolás Castillo, acabó con el invicto de Santos Laguna al vencerlo 2-1, en partido de la fecha nueve del Torneo Clausura 2017 de la Liga MX.

El chileno Nico Castillo, a los minutos 48 y 66, marcó la diferencia del partido en el estadio Olímpico Universitario y con sus los goles le devolvió la sonrisa a los auriazules, luego de seis partidos en fila sin ganar en la campaña. De manera tardía recortó distancias el caboverdiano Djaniny Tavares, al 90+2.

Con la victoria, Universidad Nacional alcanzó 14 unidades para situarse en los primeros ocho puestos de liguilla, mientras que Santos permaneció con 12 puntos y acabó con el ceño fruncido ante sus constantes fallas al ataque.

Pumas se presentó en CU con la necesidad de ganar para no perder más terreno rumbo a la liguilla, seis partidos sin triunfo (cuatro de Liga MX y dos de Concachampions) comenzaba a ser una preocupación.

Por su lado, Santos Laguna presumía de ser el único invicto en el presente Clausura 2017 y si bien tenía varios empates, inició el partido en este día con una propuesta ofensiva en pos del triunfo, pero que no le rindió frutos en el marcador durante el primer lapso.

La ofensiva santista fue un dolor de cabeza para la zaga auriazul, que tuvo a Alejandro Castro como novedad en la central acompañando al capitán Darío Veron. La visita de inmediato avisó con un balón al travesaño tras el desvío de Verón al centro de Ulises Rivas.

Los Laguneros, uno de los clubes con menor promedio de edad en la competición, mostraron dinamismo. Julio Furch, Djaniny Tavares, Osvaldo Martínez lo intentaron de diferentes formas pero la suerte le sonrió al portero Alfredo Saldívar y compañía, entre postes, despejes en la línea y mal tino visitante.

Tal era el dominio de Santos, que el estratega local Juan Francisco Palencia hizo algo inusual, modificó antes del descanso con el ingreso de Matías Britos y la salida del amonestado Alan Mendoza.

De inmediato se notó la entrada del uruguayo, quien perdonó la más clara de los universitarios en el primer tiempo luego de una excelsa jugada de Javier Cortés recortando dentro del área.

Como terminó, inició el complemento con el empuje de Pumas, que en la primera acción al frente tomó ventaja de 1-0 gracias a la buena asistencia de Pablo Barrera a Nicolás Castillo, que otra vez dio una muestra de su técnica con buena definición pegada al poste ante la salida del arquero Julio González.

El gol en contra bajó un poco el ritmo a Santos Laguna, que tardó en regresar al juego y cuando lo hizo, falló el gol del empate con disparo a bocajarro de Djaniny Tavares bien detenido por Alfredo Saldívar respondiendo a la confianza en el arco auriazul.

Los Guerreros sufrieron el dicho "el que perdona pierde", ya que en la siguiente acción Universidad Nacional salió con velocidad para que por derecha Pablo Barrera mandara centro raso letal que sentenció "Nico" Castillo con certera barrida.

Un 2-0 en una muestra de la contundencia del chileno en comparación a las constantes fallas que tuvo el conjunto dirigido por José Manuel Chepo de la Torre, quien acabó molesto sabedor de que podía salir con mayor premio de Ciudad Universitaria.

La puntería que le había faltado a los visitantes apareció de forma tardía con el remate de Djaniny Tavares ante la salida de Saldívar para el 2-1. Y en la última jugada, a la desesperada, en saque de esquina el portero de Pumas se quedó con el balón para propinar la primera derrota a Santos.

El arbitraje estuvo a cargo de Jorge Isaac Rojas, quien tuvo una labor aceptable y sólo amonestó a los locales Bryan Rabello y Alan Mendoza.