AFTEROFFICE
deportes

Pros y contras de una larga pretemporada

Este domingo 1 de marzo darán inicio los partidos de exhibición del Spring Training de Grandes Ligas. El objetivo es preparar física y mentalmente a los jugadores para una larga campaña, sin embargo,  diversos peloteros han sufrido algunas lesiones que los han dejado fuera incluso durante toda la temporada regular.
Alan Ilitzky Rabinovitz
25 febrero 2015 0:15 Última actualización 25 febrero 2015 5:0
Las novenas de Grandes Ligas se enfrentan entre ellas, así como a equipos de Ligas Menores, filiales y universidades durante un mes. (AP)

Las novenas de Grandes Ligas se enfrentan entre ellas, así como a equipos de Ligas Menores, filiales y universidades durante un mes. (AP)

El domingo 1 de marzo, cuando los Filis de Filadelfia se enfrenten a los Espartanos de Tampa, darán inicio los partidos de exhibición del Spring Training 2015 de Grandes LigasPitchers y catchers de varios equipos fueron los primeros en reportarse hace una semana para comenzar con los ejercicios de acondicionamiento y prácticas de entrenamiento que también forman parte de este programa de pretemporada.

El objetivo es preparar física y mentalmente a los jugadores para una larga campaña, y permitir a los entrenadores encontrar las fortalezas y debilidades de sus plantillas; para determinar posibles rotaciones de sus lanzadores y las eventuales órdenes de bateo. Sin embargo, desde sus comienzos a finales del siglo XIX, y su aplicación continúa a partir del siglo XX, diversos peloteros han sufrido algunas lesiones durante el entrenamiento de primavera, las cuales han demorado su aparición o, incluso, los han dejado fuera durante toda la temporada regular.

Grandes estrellas como Chipper Jones (Atlanta), Nomar Garciaparra (Boston), Ken Griffey Jr. (Cincinnati), Lance Berkamn (Houston), Joe Nathan (Minnesota) y Adam Wainwright (San Luis) han sido víctimas del esfuerzo y la exigencia de los ejercicios y encuentros, luego de meses de inactividad. Cuando jugadores de campo han causado baja, por lo general el conjunto al que pertenecen batalla con los resultados, pero si se trata de uno de sus lanzadores estelares, las escuadras logran sobreponerse.

Y es que las novenas de Grandes Ligas se enfrentan entre ellas, así como a equipos de Ligas Menores, filiales y universidades, a lo largo de casi un mes. Existen dos conferencias: Grapefruit League y Cactus League, ambas compuestas por 16 conjuntos, sin importar si pertenecen a la Liga Americana o Nacional. Cada uno de los participantes juega alrededor de 30 partidos en diferentes sedes (Arizona y Florida).

Por ello, el Spring Training da la oportunidad a los grandes prospectos de mostrarse ante sus compañeros y cuerpo técnico, lo que será aún más importante en esta pretemporada, la cual ha sido de las más activas en los últimos años. Ya sea a través de agencia libre o mediante intercambios, varios equipos enriquecieron sus plantillas para mejorar lo hecho el año pasado y aspirar al campeonato.

Aun así, deberán tomarlo con mesura, ya que ganar estos encuentros no garantiza el éxito a ninguna novena durante la temporada regular, pero sí aumenta sus probabilidades de avanzar a playoffs.

Los Padres de San Diego, liderados por el nuevo gerente, AJ Preller, apuntalaron la ofensiva con Matt Kemp, Justin Upton, Wil Myers y Derik Norris. Además, James Shields, uno de los lanzadores más completos y efectivos de los últimos años, se unirá a una rotación que ya incluye a Andrew Cashner y Tyson Ross.

Asimismo, para romper con los 107 años desde la última vez que los Cachorros de Chicago obtuvieron el campeonato al vencer a Detroit en la Serie Mundial de 1908, compraron al lanzador Jon Lester, procedente de Boston. Miguel Montero, Dexter Fowler y Chris Denorfia se unen a una escuadra que cuenta con grandes prospectos como Javier Baez y Jorge Soler. La responsabilidad recae en el nuevo entrenador, Joe Maddon, quien buscará replicar los logros obtenidos con Tampa Bay.

Los Medias Rojas y los Medias Blancas fueron otros de los equipos que más se reforzaron. Boston, después de una temporada desastrosa en la que quedó en el último lugar de su División, mostró su agresividad al hacerse de los servicios de Hanley Ramírez y Pablo Sandoval. Por otra parte, Chicago fortaleció su plantel con el primera base Adam LaRoche, el jardinero Melky Cabrera, el lanzador Jeff Samardzija y el relevista David Robertson.