AFTEROFFICE
DEPORTES

Pro Bowl: 
instrucciones de juego

Cambian las reglas del juego: ya no se enfrentará la conferencia Americana contra la Nacional.
Domingo Aguilar Mendiola
23 enero 2014 22:26 Última actualización 24 enero 2014 5:0
Drew Brees, quarterback de los Santos de Nueva Orleans. (Reuters/ Archivo)

Drew Brees, quarterback de los Santos de Nueva Orleans. (Reuters/ Archivo)

El Pro Bowl cambió de formato este año; además de ciertas modificaciones en las reglas del juego, lo principal es que ya no se enfrentará la conferencia Americana contra la Nacional, ahora chocarán dos equipos estructurados a partir de un draft que se llevó a cabo el miércoles 22 de enero y cuyos capitanes son los integrantes del salón de la fama: Jerry Rice (13 veces participante del Pro Bowl) y Deion Sanders (8 veces seleccionado); cada uno será asistido por dos jugadores a los que seleccionaron como capitanes dentro del campo, así como por un campeón del NFL Fantasy Football.

El equipo de Rice será dirigido por el coach de las Panteras de Carolina, Ron Rivera y sus colaboradores. El conjunto seleccionado por Sanders estará bajo el mando de Chuck Pagano, entrenador de los Potros de Indianapolis.

Las escuadras se estructurarán con los jugadores seleccionados por votaciones de fanáticos (a través de NFL Fantasy Football), jugadores de la liga y entrenadores.

Los mariscales de campo elegidos fueron: Tom Brady (declinó la invitación), Drew Brees, Peyton Manning (jugará el Super Bowl), Cam Newton, Philip Rivers y Russell Wilson (jugará el Super Bowl). Los que no jugarán a pesar de ser elegidos fueron sustituidos por Andrew Luck, Nick Foles Y Alex Smith. El quarterback de los Broncos de Denver fue el jugador que más votos recibió por parte de los aficionados: 1.43 millones; el segundo más votado fue Drew Brees con 1.2 millones.

Los equipos con más seleccionados iniciales fueron los 49 de San Francisco (ninguno de ellos asistirá, pero fue agregado Eric Reid como reemplazo la noche del martes) y los Jefes de Kansas City con ocho cada uno. Nadie de los Gigantes, Empacadores, Halcones, Jaguares y Jets fue escogido al principio, pero tuvieron que sustituir las ausencias de los que se lesionaron, decidieron no asistir y los que disputarán el Super Bowl.

Estos jugadores votados como los mejores de la NFL buscarán una victoria que les permita hacerse de un premio de 53,000 dólares cada uno; en caso de perder se les otorgarán 26,000.

A pesar de que el partido muestra un nivel de intensidad menor al de cualquiera de la temporada regular o post temporada, la gente lo sigue viendo. El 29 de enero de 2012, el Pro Bowl conisguió 12.5 millones de televidentes, y de acuerdo con Sports Media Watch ese tazón se posicionó en el lugar 31 de los cincuenta eventos deportivos más vistos en Estados Unidos ese año. En 2013 el evento capturo el ojo 12.3 millones de televidentes. Este último partido llamó la atención de más telespectadores que el Major League Baseball’s All-Star game (10.9 millones) y que el NBA All-Star game (7.07 millones).

Desde 2010 el Pro Bowl se celebra en el fin de semana que separa a las finales de conferencia del Súper Bowl; decisión que se tomó desde 2010 para que el interés por el partido no decayera una vez que se disputara la final.