AFTEROFFICE
deportes

Presidente y antecesor del Barcelona podrían ir a prisión por 'caso Neymar'

Un fiscal español solicitó a la Audiencia Nacional enjuiciar al club de futbol Barcelona, a su actual presidente, Josep Bartomeu, y la de su predecesor, Sandro Rosell, por presunta evasión fiscal en el caso del fichaje del atacante Neymar.
Agencias
23 marzo 2015 11:23 Última actualización 23 marzo 2015 11:26
El juez que instruye el "caso Neymar" en la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, dio un paso previo a la apertura del juicio oral hace dos semanas. (Reuters)

El juez que instruye el "caso Neymar" en la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, dio un paso previo a la apertura del juicio oral hace dos semanas. (Reuters)

MADRID.- La Fiscalía de la Audiencia Nacional de España pidió el lunes siete años y medio de prisión para el ex presidente del Barcelona Sandro Rosell por unos supuestos delitos societario y contra la Hacienda Pública en torno al fichaje del jugador brasileño Neymar.

En un documento remitido al juzgado que instruye la causa, la Fiscalía también pidió para Rosell una multa de 25 millones de euros y solicita dos años de cárcel para el actual presidente del club de fútbol, Josep María Bartomeu.

La Fiscalía solicitó al FC Barcelona diversas multas por supuestos delitos contra la Hacienda Pública por un importe total de unos 22 millones de euros.

El juez que instruye el "caso Neymar" en la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, dio un paso previo a la apertura del juicio oral hace dos semanas, después de haber imputado a los dos presidentes y al club en el caso al determinar que el club, bajo el mandato de Rosell, habría defraudado al menos 9 millones de euros en impuestos en los ejercicios 2011 y 2013.

Además, el magistrado considera que el club y su actual presidente dejaron de pagar la retención del impuesto IRPF de 2014 del pago de parte de unas cantidades de dinero relacionadas con el contrato del jugador, fichado por el club catalán en 2013, cuyo costo el juez cifra en 83,37 millones de euros.

El equipo catalán aseguró inicialmente que habían pagado 57,1 millones de euros por Neymar, pero admitió más tarde que el costo era cercano a los 100 millones. El Barcelona anunció que presentará una apelación contra la decisión judicial, considerando que las pruebas no muestran que se haya cometido ningún delito.