AFTEROFFICE
culturas

Preocupa el futuro de la TV pública mexicana

Pedro Miguel Cota Tirado, el nuevo director del Canal 22, no tiene experiencia en contenidos culturales ni televisión pública. Esto indica que hay una intención por parte del gobierno de volver invisible la señal, opinan especialistas.
Eduardo Bautista
17 enero 2017 22:11 Última actualización 18 enero 2017 5:0
Los expertos coinciden en que el 22 es un canal público, no propagandístico. (Especial)

Los expertos coinciden en que el 22 es un canal público, no propagandístico. (Especial)

El Canal 22 está en peligro. Su nuevo director general, Pedro Miguel Cota Tirado, no tiene experiencia en contenidos culturales ni televisión pública, lo cual indica que hay una intención por parte del gobierno de volver invisible a esta señal que nació en los años 90 con el espíritu crítico y social de llevar la cultura a los hogares de millones de mexicanos, aseguran en entrevista varios especialistas consultados por El Financiero.

“Nulificar al Canal 22: esa parece ser la intención del gobierno federal. Estamos ante un error muy grave del presidente. El mensaje es muy claro: el canal no nos importa”, asegura el analista Raúl Trejo Delarbre.

El gran problema de la televisión pública, según el crítico televisivo Álvaro Cueva, es que no se la toman en serio, ni las autoridades ni los pocos anunciantes que tiene. Pero lo más lamentable del caso, dice, es que por primera vez en la historia, ante la crisis de contenidos de Televisa y TV Azteca, los canales públicos tendrían la oportunidad de crecer como nunca antes.

“Hay una idea absurda de querer quitarle competencia a las grandes televisoras privadas del país. Y honestamente no entiendo por qué, si se trata de negocios con audiencias completamente diferentes”, señala el escritor Fabrizio Mejía Madrid.

De acuerdo con el portal de la Secretaría de Relaciones Exteriores, antes de incorporarse al servicio público federal, Cota Tirado trabajó durante seis años en Grupo Televisa. En junio de 2014 asumió la dirección general de Marca País, un programa adscrito a la Presidencia de la República que se encarga de fortalecer la imagen de México en el mundo. También fue vicepresidente del club Necaxa de 2008 a 2009 y presidente del Proyecto Tecamachalco de 2010 a 2013.

“Creo que se está premiando desde Los Pinos a una persona sin experiencia”, afirma Trejo. “Este nombramiento contradice a la Ley Federal de Telecomunicaciones y a la misma Constitución Política, donde se dice claramente que los medios públicos deben estar ceñidos a una autonomía de gestión. Canal 22 debe tener independencia editorial”.

Los expertos coinciden en que el 22 es un canal público, no propagandístico. A Mejía Madrid le parece muy sospechoso que Cota Tirado llegue justamente a dos años de las elecciones presidenciales. “Todo indica que pretenden disfrazar al 22 como televisión pública, cuando claramente no va a ser así”.

“Aunque quisiera desear lo mejor, me temo que estamos ante una desgracia”, asegura el ex colaborador del Canal 22, Jorge F. Hernández. “El currículo de un individuo ligado al futbol no avala su penoso paso por la oficina de la Marca País, donde el gobierno intentó engañar a la sociedad con el maquillaje de un país con más de 100 mil muertos y 40 millones de pobres”.

Los entrevistados lamentan la salida de Ernesto Velázquez, quien aún sigue al frente del canal. Cueva dice que las coberturas de la FIL Guadalajara y el Cervantino fueron de gran calidad. “Por desgracia ahora vemos que el Canal 22 será el doble de aburrido que el Canal del Congreso”.

Esta es la tercera administración de Canal 22 en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto.