AFTEROFFICE
ESPECTÁCULOS

Giménez Cacho, por una cultura de participación

"El grito más fuerte", colectivo dirigido por el actor Daniel Giménez Cacho, entregó ayer a Cuauhtémoc Cárdenas 5 mil firmas en favor de la Ley General de Consultas Populares.
Sandra Aguilar Loya
30 enero 2014 22:34 Última actualización 31 enero 2014 5:0
El actor Daniel Giménez Cacho es líder del colectivo "El grito más fuerte". (Archivo)

El actor Daniel Giménez Cacho es líder del colectivo "El grito más fuerte". (Archivo)

El colectivo "El grito más fuerte" comandado por el actor Daniel Giménez Cacho, entregó ayer, de forma simbólica al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, más de cinco mil firmas que recabaron para solicitar a los diputados y senadores aprobar la Ley General de Consultas Populares y así poder meter reversa a la Reforma Energética.

Giménez Cacho, quien lleva la batuta del colectivo "El grito más fuerte", aseguró que esta lucha no va a triunfar si no toman partido todos los mexicanos, para realmente ejercer un poder sobre los magistrados, sobre el Congreso.

“A todo mundo le beneficiaría tener una consulta sobre este tema y luego sobre los que siguen, tenemos que ir generando y creciendo una cultura de participación ciudadana, que el gobierno nos niega pero que hay que exigirla y para ello tenemos esta herramienta que nos brinda el artículo 35 fracción VIII de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”, dijo el actor y activista.

Pronto será votada la Ley de Consultas Populares y ahí es donde van a poner candados y obstáculos, según Giménez Cacho, quien pretende llamar a los presidentes de los partidos políticos para que “nos expliquen su postura sobre una consulta popular, Gustavo Madero me dijo que estaba a favor de la consulta, aunque para él, el problema era la pregunta, por lo menos tenemos un aliado.

“Ya se cumplió el requisito, ya hay más de dos millones de firmas, puede ser que las rechacen todas porque la leyenda que llevan nuestros papeles es para pedir una consulta. Si ya se decide cuál es la pregunta puede haber una opinión de algún experto que diga que la gente firmó sin el conocimiento de la misma. Pero no hay problema, volvemos a pedir las firmas”, abundó Giménez Cacho.

Por su parte, el líder moral del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, aseguró que “ya tenemos las firmas suficientes, espero que no haya alguna maniobra que pretenda desconocer que se han cumplido los requisitos para que esta consulta pueda ser convocada. Vamos a seguir recabando firmas hasta que se puedan agotar los plazos legales”. Tras la entrega simbólica que se dio en el Monumento a la Revolución, Cárdenas Solórzano dijo que está “convencido de que será con esta o con otras medidas, tanto legales como políticas que tenemos por delante hasta que esto se eche para atrás la reforma, año más, año menos”.

Al ser cuestionado sobre si es necesaria la unión con Morena, con el PRD y otros miembros de la izquierda para echarla abajo la Reforma Energética, Cárdenas tajantemente dijo que “nadie es indispensable pero todos son necesarios”.

Muchos son los requisitos que hay que cumplir para que estas firmas sean tomadas en cuenta de acuerdo las leyes de reciente hechura, con respecto a la consulta ciudadana.

Desde el punto de vista de la abogada Angélica Gómez, legalmente se puede tratar de incluir algunas excepción a las reglas existentes, pero para ello tienen que tomar partido La Suprema Corte de Justicia, así como las cámaras de Senadores y Diputados para que se pueda votar y aceptar como ley.

El porcentaje de firmas necesarias para lograr el 2 por ciento de los empadronados en el IFE equivale a más de un millón 600 mil, mientras que "El grito más fuerte" ya rebasó esta cifra llegando a más de los dos millones.

“Pero de acuerdo a la formalidad de las leyes, se ve muy remota la posibilidad de que este asunto tome el rumbo que el colectivo desea, ya que hay que tomar en cuenta cosas como que el colectivo quizá no es la instancia adecuada para recabar estas firmas, si lo hicieron conforme a los procesos correspondientes como tiempo y forma. La autoridad difícilmente va aceptar esta propuesta, siempre se pueden encontrar recovecos o hasta los pueden ignorar”.

Esta, agregó, “es una situación muy importante y loable, pero debería ser un movimiento con mucha difusión, así que considero que no se le va a dar un seguimiento ya que la Reforma energética ya está aprobada y esto es como un reclamo de particulares que están llegando a un punto sí legal, porque cumplen con el porcentaje de lo solicitado por la Constitución en el artículo 35 en su fracción VIII, pero el IFE no tiene mayor influencia que el Congreso de la Unión”, finalizó Angélica Gómez.