AFTEROFFICE
buena vida

¿Por qué no alquilar tu vestido de novia?

El gasto para su vestido de novia no será ya una preocupación. La renta dura el tiempo que se necesite previamente, aunque se recomienda que sea lo más próximo a la boda por los arreglos y se debe entregar tres días máximo después del enlace.
Rosario Reyes
18 noviembre 2015 21:40 Última actualización 19 noviembre 2015 5:0
Este servicio de alquiler ofrece más de 100 vestidos de alta costura de estreno o semiestreno en perfectas condiciones. (Cortesía)

Este servicio de alquiler ofrece más de 100 vestidos de alta costura de estreno o semiestreno en perfectas condiciones. (Cortesía)

Ahorrar hasta 90 por ciento en el vestido de novia es algo que podría considerar al elegir al gran protagonista de la boda que, sin embargo, está condenado a lucirse una sola vez. Por eso, la idea de alquilarlo es atractiva, confían el cineasta mexicano Alfonso Pineda Ulloa y la empresaria española María de Orduña, creadores de Innovias México.

Este servicio de alquiler ofrece más de 100 vestidos de alta costura de estreno o semiestreno en perfectas condiciones y a la medida, a un costo de entre 6 mil y 10 mil pesos. Además, se pueden rentar todos los accesorios, excepto zapatos. Un modelo de diseñador cuesta entre 50 y 70 mil pesos, aproximadamente, comparte María de Orduña.

De acuerdo con la empresaria, las 13 tiendas de Innovias en España, ubicadas en las sucursales de El Corte Inglés, gozan de un gran prestigio. “Apareció hace ocho años como algo innovador, con muy buena recepción entre la gente. Llevamos algo así como 10 mil bodas. Ha sido algo más de sentido común, esto está funcionando en Japón, en China, en Europa, donde ya casi es el 50 por ciento de la gente que se casa, lo renta”.

Y es que las mujeres hoy, aseguran los emprendedores, son más prácticas, se involucran en los gastos de la boda, trabajan y son más independientes. “Prefieren ahorrar y utilizar ese dinero en el viaje de novios o en comprar algo para la casa, además de la oportunidad de lucir un vestido de alta costura por un precio muy asequible”, advierte María de Orduña.

NEGOCIO DE PELÍCULA
En el arranque de su ópera prima, el realizador Alfonso Pineda Ulloa se encontró con el dilema de resolver una de las escenas clave de la trama, cuando la protagonista decide comprar 20 vestidos, ante la imposibilidad de elegir sólo uno. Entonces, conoció este concepto y, además de resolver los requerimientos de la cinta, vislumbró un atractivo negocio en el país.

“En México no existe la opción de rentar vestidos de novia”, dice el director.

Ese trabajo le llevó a investigar hasta dar con este concepto que, asegura, es fantástico, incluso cinematográficamente, por “los materiales, los modelos y lo que representa para la gente. En el DF y el Estado de México se tiene registro de 67 mil bodas al año”.

Hinchado de amor se rodará a principios del año entrante y tras la apertura de la tienda, comparte el director, han surgido nuevas ideas alrededor de las bodas para llevarlas a la pantalla. “Siempre estoy buscando historias. Llevamos poco más de un mes con Innovias y la gente que ha venido y nos ha contado cómo les dieron el anillo, cómo será la boda; me han contado historias tan bonitas que, de hecho, ya estoy pensando en levantar una serie que se enfoque en cómo consiguen las novias su vestido de boda”.

El servicio es personalizado, previa cita, al 5511-7704, al correo innoviasmexico@gmail.com, o en sus redes sociales: @innoviasm.