AFTEROFFICE
deportes

Popovich, liderazgo cíclico

Exigente dentro de la duela, pero cercano con los jugadores, en su temporada 21 en la NBA al frente de San Antonio, Gregg Popovich ha encontrado la fórmula para convertirse en uno de los coaches más exitosos.
Alain Arenas
25 enero 2017 21:57 Última actualización 26 enero 2017 5:0
El entrenador de 67 años tiene 19 campañas consecutivas en las que califica a San Antonio a playoffs. (Especial)

El entrenador de 67 años tiene 19 campañas consecutivas en las que califica a los Spurs de San Antonio a playoffs. (Ismael Ángeles)

Gregg Popovich debutó como coach de la NBA en el juego 19 de la temporada 1996-97 con los Spurs de San Antonio. Asumió el cargo en sustitución de Bob Hill, quien dejó al equipo con marca de 3-15. Fue hasta su tercer partido que obtuvo su primera victoria en la Liga, por 106-105 ante los Mavericks de Dallas.

Desde entonces suma mil 124 triunfos en su carrera, las cuales lo ubican como el séptimo más ganador de la historia del basquetbol estadounidense. Se encuentra a 32 de empatar a Phil Jackson –quien dirigiera a los Bulls de Chicago y a los Lakers de los Ángeles- en el sexto puesto, y es el entrenador en activo con más victorias y partidos dirigidos.

Popovich y Jackson se parecen en lo exitosos y longevos, pero Gregg tiene la ventaja de que todos sus campeonatos los consiguió con una sola organización. Es complicado que un entrenador encuentre la fórmula para motivar a su equipo cuando ganó varios títulos, pero él consiguió la forma de que no se relajaran, de mantener su espíritu competitivo”, explica Fabricio Oberto, exjugador de los Spurs entre 2005 y 2011.

Oberto recuerda a Popovich como un tipo preocupado por los jugadores. Dice que cuando los notaba desconcentrados o imprecisos, les preguntaba si se encontraban bien.

“En los partidos y prácticas es totalmente diferente, es muy exigente. Pese a que tiene y tuvo jugadores con más de 30 años, le gusta que cuando desarrollen jugadas de pantallas, el bloqueo de los hombres fuertes sea rápido, para que el tirador tenga tiempo de disparar cómodamente”, agrega el argentino.

Popovich cuenta con .694 de porcentaje de victorias en temporada regular, sólo es superado por Jackson, Billy Cunningham y Steve Kerr, aunque éste último es el que menos encuentros ha dirigido en la NBA de los cuatro.

El entrenador de 67 años tiene 19 campañas consecutivas en las que califica a la franquicia texana a playoffs, y sólo en cuatro de ellas fue eliminado en la primera ronda. Cuenta con seis campeonatos de la Conferencia Oeste y cinco títulos de la NBA, que lo ponen como el tercero más ganador de todos los tiempos en ambos rubros.

“Todos las plantillas de los Spurs desde que está Popovich tienen algo en común: tienen jugadores con cualidades similares. Los ejemplos perfectos son David Robinson, Tim Duncan y LaMarcus Aldridge: dominan los rebotes, sirven como asistentes y también son líderes en el equipo”, agrega Oberto.

El sudamericano agrega que en el caso de estos tres referentes, los fue preparando para que tomaran la titularidad. “A mediados de los 90, Robinson era el centro del equipo mientras que Duncan jugaba como delantero. Cuando el Almirante se retira, Tim toma la posición. Y cuando éste último ponía fin a su carrera el año pasado, Popovich trae a Aldridge para que tome el puesto para esta campaña”.

El vigente contrato del entrenador de San Antonio, de acuerdo al portal Hoops Hype, es de cinco años y 55 millones de dólares. Es el más elevado de la NBA y sólo Brad Stevens, quien firmó por seis temporadas con Boston, tiene un acuerdo más duradero.

LA LIGA ANTI TRUMP
Popovich es uno de los integrantes de la NBA que se mostraron en contra de Donald Trump antes de que ganara la votación a la presidencia de Estados Unidos. Cuando el otrora candidato republicano fue elegido como mandatario el pasado 9 de noviembre, Popovich lo calificó como misógino, xenofóbico y racista. “Es lo que nuestros hijos han visto del nuevo presidente”, añadió.

LeBron James, estrella de los Cavaliers de Cleveland, también se convirtió en uno de los detractores del magnate. El 9 de diciembre pasado se negó a hospedarse en un hotel propiedad del empresario y dijo que si ganaba el campeonato, no asistiría a la visita a la Casa Blanca con el equipo, para evitarlo.

Wesley Edens y Marc Lasry, Marc Cuban y Robert Pera, dueños de los Bucks de Milwaukee, Mavericks de Dallas y Grizzlies de Memphis, respectivamente, prohibieron a sus equipos que se alojaran en los hoteles Trump en ciudades como Washington, Chicago y Toronto, de acuerdo a la agencia AP.