AFTEROFFICE
ciencia

Pomada antibiótica, eficaz contra enfermedad de Lyme

Según un estudio de la universidad de medicina de Viena, esta pomada hecha a base de azitromicina podría ser eficaz al 100 por ciento en el tratamiento de la enfermedad de Lyme, y así evitar el tratamiento de antibióticos de 3 semanas.
AFP
20 diciembre 2016 14:11 Última actualización 25 diciembre 2016 14:0
lyme

La borreliosis de Lyme es una enfermedad infecciosa transmitida por las garrapatas. (Foto: Shutterstock)

Una simple pomada antibiótica a base de azitromicina es eficaz contra la borreliosis de Lyme, una enfermedad infecciosa, potencialmente peligrosa, transmitida por las garrapatas, que está en plena expansión en Europa, según un estudio de la universidad de Viena publicado en The Lancet.

Aplicada durante tres días, las 72 horas después de la picada de la garrapata, esta pomada resultó ser eficaz al 100 por ciento, según las pruebas realizadas en mil pacientes.

"Ninguno desarrolló la borreliosis de Lyme", afirmó el coordinador de este estudio, Bernd Jilma, de la universidad de medicina de Viena.

En paralelo, en el grupo tratado con placebo, surgieron siete infecciones, según los resultados de esta investigación internacional publicados por la revista británica The Lancet Infectious Diseases.

Identificada por primera vez en Estados Unidos en 1975, la enfermedad de Lyme, de origen bacteriano, puede dar paso a complicaciones neurológicas y articulares graves, si no es detectada y tratada a tiempo.

El tratamiento clásico en un supuesto caso de borreliosis de Lyme consiste en un toma masiva de antibióticos durante tres semanas.

La aplicación de la pomada de forma preventiva durante tres días permitiría evitar, en la mayoría de los casos, este tratamiento de tres semanas, según este estudio de fase II/III, que todavía necesita nuevos análisis de confirmación antes de que sea aplicado a gran escala.

La enfermedad de Lyme está en plena expansión en Europa, con 200 mil nuevos casos por año, 24 mil de ellos en Austria, recuerdan los autores.

En Europa, 20 por ciento de las garrapatas son portadoras de la borreliosis y alrededor del 5 por ciento de sus picadas acaban transmitiendo la enfermedad, según estimaciones.