AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Polo, del deporte a la moda

La camisa polo se ha impuesto como el clásico informal que roza la informalidad. Las primeras prendas de esta marca fueron diseñadas para la comodidad de los deportistas, sin embargo, hoy son codiciadas por todo el mundo. 
Ruth Martín
10 abril 2014 20:54 Última actualización 11 abril 2014 5:0
Polo (Tomada de Facebook oficial)

El polo es un deporte histórico. (Tomada de Facebook Oficial)

Más informal que una camisa, pero más formal que una playera, poco a poco la polo se ha impuesto como una prenda que roza
la formalidad más allá del viernes casual.

Se podría pensar que esta prenda es un invento moderno creado por casas de moda, pero no es así. La camisa nació en el siglo XIX, cuando los regimientos británicos comenzaron a jugar polo utilizando un estilo de ropa muy formal. Lo importante era que estas piezas de ropa fueran cómodas y muy fáciles de identificar, por ello se diseñaban de manera que se ciñeran al cuerpo. Primero eran de manga larga, pero siempre se arremangaban, de ahí que surgiera la manga corta.

Hoy en día sus diseños tienen en ocasiones números en la espalda o en las mangas, una tendencia que procede de aquellos tiempos, ya que los jugadores debían reconocerse de alguna manera dentro del campo de juego. Era habitual que los equipos se diferenciaran con colores intensos casi siempre, franjas anchas que cruzaban la camisa, banderas de países en el caso de competencias internacionales y cada jugador siempre lucía su número de gran tamaño en el dorso, repetido en tamaño reducido en la manga izquierda.

1
 

 

Polo Ralph Lauren

Asociada al buen tiempo o a los días de asueto, suele combinarse con prendas relajadas tipo jeans, pero no sorprende ver a los hombres de hoy en día combinarlas con blazer azul marino o sacos seersucker. Es imposible hablar de la camisa polo y no repasar algunas de las principales firmas de moda que la han popularizado y convertido en una prenda básica en el armario masculino contemporáneo; algunas de ellas nacidas en las colonias británicas, donde este deporte sigue estando en boga.

Los pioneros en diseñarla como parte del outfit masculino fueron René Lacoste y Fred Perry, ambos jugadores de tenis en en la década de los 30, pero en diferentes países: Francia e Inglaterra.

Si Lacoste se asocia al hombre clásico y Fred Perry a la modernidad, Ralph Lauren irrumpió en 1972, asociado a la élite. El modisto nacido en Nueva York en 1939, construyó una empresa multimillonaria y popularizó la polo en todo el mundo.

Su jinete a bordo de un caballo, bordado en los 24 colores en los que se declinaban sus primeras creaciones, es sinónimo de distinción. De ascendencia judío-estadounidense, decidió dejar sus estudios de economía en el City College de Manhattan y poco después comenzó a trabajar como vendedor de guantes y corbatas, una época que le inspiró para convertirse en diseñador. Uno de sus grandes logros fue revolucionar la moda para hombre en Estados Unidos, consiguiendo la mezcla perfecta entre el clasicismo norteamericano y el refinamiento y los cortes de la moda europea.

De entre todas sus líneas, las camisas polo son el buque insignia de Ralph Lauren; tanto es así que en su sitio web ofrecen el servicio Create your own, donde el cliente puede elegir el color, si la manga es corta o larga, más o menos entallado (classic o custom fit) e incluso el tamaño del logo y los números.

Tenga el cocodrilo de Lacoste, las coronas de laurel de Fred Perry o los jinetes de polo de Ralph Lauren, esta prenda siempre tiene que mantener sus señas de identidad: camisa en forma de T fabricada en una tela llamada punto piqué, cuello en canalé, faldón extra largo -es decir, más larga en la parte trasera que la frontal- y una solapa con botonadura, habitualmente doble.

1
 Deporte con estilo

 

Polo Ralph Lauren
1
Ralph Lauren, el hombre que revolucionó la moda en EU

 

Polo Ralph Lauren