AFTEROFFICE
culturas

Polke, el artista del disparate que trastocó el absurdo

La muestra 'Sigmar Polke. Música de un origen desconocido', que exhibe por primera vez en el país el trabajo del artista como parte de la programación del Año Dual Alemania-México, ilustra un periodo fructífero en su trayectoria.
Rosario Reyes
12 marzo 2017 22:3 Última actualización 13 marzo 2017 5:0
Gouache de 1996. “There’s always a pecking order“, says Dagmar Steffen and straightens up the butter knife. (Especial)

Gouache de 1996. “There’s always a pecking order“, says Dagmar Steffen and straightens up the butter knife. (Especial)

El pintor alemán Sigmar Polke (1941-2010) titulaba sus obras con epígrafes para ilustrar un pensamiento crítico, tales como: “Convirtamos las mentiras en discursos, los discursos en disparates, los enemigos en tiempo y el tiempo en eternidad”, o “Si no tiene calzador a la mano, también puede usar una cuchara para ponerse los zapatos”.

A mediados del siglo XX fundó, junto a otros artistas como Gerhard Richter, el Realismo Capitalista, un antiestilo derivado del pop art, en alusión también al Realismo Socialista soviético, que pretendía llevar los ideales comunistas al arte.

La muestra Sigmar Polke. Música de un origen desconocido, que exhibe por primera vez en el país el trabajo del artista como parte de la programación del Año Dual Alemania-México, ilustra un periodo fructífero en su trayectoria.

Se trata de una serie de gouaches encargada a Polke en 1996 por el Instituto de Relaciones Culturales de Alemania, IFA. Cuando le fue solicitada, el artista no respondió si estaba disponible o no y durante un par de meses no volvió a tener contacto con el organismo, pero cuando funcionarios del IFA lo buscaron nuevamente, les presentó una amplia producción de la cual fueron seleccionadas 40 piezas, que son los que se presentan en el Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México.

ACUDA
¿Qué? Sigmar Polke. Música de un origen desconocido
¿Dónde? Museo de Arte Moderno. Reforma y Gandhi, Chapultpec, CDMX
Horario: martes a domingo,10:15 a 17:30
Admisión: $60; domingo ,entrada libre

Polke es uno de los más importantes exponentes de la Alemania de posguerra”, explica Jenny Mügel, coordinadora del Año Dual Alemania-México. Abordó la pintura desde un punto de vista moderno, retomó elementos del pop art y, además de una postura crítica respecto a la época que le tocó vivir, también tenía un destacable sentido del humor. “Hace comentarios que parecen no tan serios, pero sí reflejan un pensamiento muy serio que se revela tanto en las pinturas, como en sus títulos”.

Polke criticaba el consumismo que se vivió en la Alemania de los 50 y 60, en el “milagro económico” de la posguerra. “Experimentó con los soportes, con la fotografía, la pintura, la mezcla de materiales y técnicas. Vivió en Alemania del Oeste y, al inicio de sus estudios de Bellas Artes en la Kunstakademie de Düsseldorf -donde fue alumno de Joseph Beuys-, creó junto con Gerhard Richter este movimiento en reacción irónica al arte estatal socialista, que al mismo tiempo ironizaba con esta ola de consumismo hasta entonces desconocido en Alemania”.

En un espacio circular con grandes ventanales, se exhiben los 40 gouaches cuyos títulos se leen junto a cada obra, de forma que evocan al grafiti, otro movimiento artístico de resistencia.

“Es una oportunidad de acercarse al trabajo de un artista que, pese a no ser tan conocido, tuvo gran repercusión en sus sucesores, incluso en México, por esta combinación de técnicas y la intervención de elementos como la fotografía”, asegura Mügel.