AFTEROFFICE
CULTURAS

Polanco vuelve a ser la fiesta del jazz

En poco más de dos años, lo que comenzó como un experimento lúdico se ha convertido en un festival con propuestas series e innovadoras. Hablamos del Festival de Jazz de Polanco, que se realizará este fin de semana en el Teatro Ángela Peralta. 
María del Refugio Melchor
14 abril 2015 21:47 Última actualización 15 abril 2015 5:0
El Festival de Jazz de Polanco se consolida como una fiesta seria del género sincopado. (Tomada de FB)

El Festival de Jazz de Polanco se consolida como una fiesta seria del género sincopado. (Tomada de FB)

Lo que empezó como un “jueguito” para promover el género sincopado en la Ciudad de México ha cobrado una nueva dimensión. La confesión es del músico y productor Eddie Schwartz, quien espera reunir a 6 mil espectadores en la quinta edición del Festival de Jazz Internacional de Polanco, en la que participarán más de 70 músicos en el Teatro Ángela Peralta, el sábado y domingo próximos.

En dos años y medio esta fiesta al aire libre se ha consolidado como un espacio con público cautivo y creciente, de todas las edades. Incluso artistas de otras latitudes han pedido su inclusión en el cartel, asegura el organizador.

“Tratamos de que exista un balance, claro que tenemos músicos consagrados pero también queremos darle foro a las nuevas propuestas”, detalla Schwartz sobre la curaduría del programa.

Es así que se presentan, el sábado 18, la cantante irlandesa radicada en México, Louise Phelan; Chacho Gaytán y Manzana Jazz, el guitarrista escocés David McGregor, la Calacas Jazz Band y el pianista Daniel Wong con la voz de Ingrid Beaujean. Al día siguiente estarán el brasileño Arnaldo Freire, SHO, Pila Seca, Los Sonex -una interesante mezcla de jazz y son jarocho-, Pablo Prieto Band y la Orquesta Nacional de Jazz.

El pianista Alex Mercado tendrá una doble participación: “El sábado, con Louise Phelan, vamos a tocar material de su disco Moments of life, que acaba de presentar, y también voy a tocar con Pablo Prieto un homenaje a Dave Brubeck, su faceta menos conocida”, precisó, y destacó la importancia de este foro musical. “Se ha convertido en una referencia en la agenda del jazz capitalino. Me complace que cada vez viene más gente. El jazz es un género espectacular que tiene este elemento de la improvisación que nos permite conectar con la gente”.

Esta celebración musical -cuya localidad cuesta 200 pesos- promete cinco horas de música y un despliegue de stands con refrigerios orgánicos, vinos, discos y libros.