AFTEROFFICE
culturas

Poetas se reúnen en NY para recordar a Paz

Eliot Weinberger, María Baranda y Coral Bracho, participarán los días 6 y 7 de octubre en una mesa redonda y lectura de poesía que ha organizado el Consulado General de México en Nueva York y el Instituto Cultural Mexicano de Nueva York en honor del Nobel de Literatura, Octavio Paz.
Sobre la aventura de traducir a Paz, Weinberger, quien a su vez es poeta y escritor, afirmó que nunca aprendió el español de manera formal. (Cortesía Conaculta)

Sobre la aventura de traducir a Paz, Weinberger, quien a su vez es poeta y escritor, afirmó que nunca aprendió el español de manera formal. (Cortesía Conaculta)

NUEVA YORK.- Eliot Weinberger es considerado uno de los principales traductores al inglés de la obra de Octavio Paz y todavía se sorprende de que a la edad de 18 años el Premio Nobel mexicano le confiara algunos poemas, hecho que con los años permitió el surgimiento de una gran amistad.

“Yo era un muchacho hippie y nunca pensé tener en mis manos tal responsabilidad”, afirmó Weinberger, quien este 6 y 7 de octubre participará en Nueva York con María Baranda y Coral Bracho en una mesa redonda y una lectura de poesía organizadas por el Consulado General de México en esa ciudad y el Instituto Cultural Mexicano de Nueva York.

Sobre la aventura de traducir a Octavio Paz, Eliot Weinberger, quien a su vez es poeta y escritor, afirmó que nunca aprendió el español de manera formal y en realidad comenzó a adquirir experiencia en nuestra lengua leyendo muchos libros.

“Yo quería ser arqueólogo, pero fue a los 15 años que me encontré con un poema de Octavio Paz y recuerdo que me cambió la vida. En la secundaria comencé a traducir varios poemas para aprender del lenguaje y sus secretos, principalmente a Paz, pero también a Neruda y Vallejo”, señaló el Weinberger.

Recuerda que fue a través de un amigo cercano que contactó con Paz, cuando éste era embajador en la India, y que a los 18 años pudo hacerle llegar algunas de las traducciones de sus poemas. El escritor mexicano quedó gratamente sorprendido por su trabajo y le encargó que tradujera más de su obra.

Poco después tuvo la oportunidad de conocerlo, tras la renuncia de Paz a su cargo de embajador luego de la masacre de estudiantes el 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco. “Fue en la ciudad de Pittsburgh donde tuvo lugar ese encuentro, y yo creo que Octavio Paz estaba completamente sorprendido de que alguien tan joven estuviera traduciendo su obra al inglés”.