AFTEROFFICE
deportes

Plumaje con historia

A pesar de tener 118 años de existencia y ser fundadores de la NFL, los Cardenales sólo suman dos títulos, ninguno de ellos en la era del Super Bowl.
Alfonso Mancilla
13 enero 2016 21:5 Última actualización 14 enero 2016 5:0
Cardenales de Arizona

Cardenales de Arizona (Especial)

Cuando el sábado Arizona dispute su partido de playoffs contra Green Bay, intentará quitarse la etiqueta de ser un equipo históricamente perdedor.

Los Cardenales, una añeja franquicia con 118 años de existencia y fundadora de la NFL, reanudará la búsqueda de su primer título en 68 años, lo cual también acabaría con su falta de campeonatos en la era del Super Bowl.

Su renovada ilusión llega basada en un roster ensamblado por el entrenador Bruce Arians, en el que no hay una gran figura, lo que compensa con una sólida labor de los jugadores a la ofensiva y la defensiva.

Por si fueran pocos estos elementos, la ruta de Arizona al Super Bowl 50 en San Francisco le pone como primer obstáculo a los Empacadores, equipo con el guarda un curioso vínculo histórico: Earl Curly Lambeau, figura de Green Bay, con el que fue jugador y entrenador, pero que también durante un par de años fue entrenador en jefe de los Cardenales.

HISTÓRICOS, PERO PERDEDORES

El 1 de febrero de 2009, Larry Fitzgerald se fugó 64 yardas hasta la anotación y parecía que Arizona tocaría la gloria. Con ese touchdown los Cardenales se adelantaban 23-20 a los Acereros de Pittsburgh y lucían listos para llevarse el Super Bowl XLIII y colocar en sus vitrinas un primer Trofeo Vince Lombardi.

Sin embargo, cuando le restaban sólo 32 segundos al encuentro, Acereros volvió a anotar, propició la voltereta y sentenció una nueva y dolorosa caída de Cardenales.

Dicho capítulo significó el momento más cercano a la gloria máxima para una franquicia que sólo ha ganado dos campeonatos de la NFL, pero cuando su sede era Chicago. La primera ocurrió en 1925, la segunda llegó en 1947, año en que por primera ocasión la NFL organizó un partido por el campeonato.

Desde de ese cetro, el equipo sufrió muchas temporadas perdedoras y actualmente vive la más larga sequía vigente de la NFL, con 67 temporadas consecutivas.

En 2012, los Cardenales se convirtieron en la primera franquicia de la liga en perder 700 partidos.

1
 

Han clasificado a playoffs 10 veces y han ganado seis partidos en postemporada, tres de ellos durante su ruta al Super Bowl en la campaña 2008-09, mismo periodo en el que ganaron su único campeonato de la Conferencia Nacional desde la fusión AFL-NFL en 1970.

El equipo también ha ganado cinco títulos de división (1974, 1975, 2008, 2009 y 2015).

Cardenales de Arizona

ILUSIÓN RENOVADA

El 17 de enero de 2013 Bruce Arians fue nombrado entrenador en jefe de los Cardenales, abriéndose así una de las etapas más exitosas del equipo.

Arians le imprimió un nuevo sello al equipo en su desempeño ofensivo y defensivo con resultados palpables: en 2013 logró una marca de 10-6, pese a la que quedaron fuera de la postemporada.

En 2014 mantuvieron la inercia ganadora, al alcanzar récord de 11-5 y un boleto a la postemporada, aunque fueron eliminados en la ronda de Comodines por las Panteras de Carolina.

Arians fue nombrado Coach del Año por segunda ocasión en tres temporadas gracias a que en Arizona amalgamó una base sin estrellas, pero efectiva.

El quarterback Carlson Palmer, los receptores Larry Fitzgerald y Michael Floyd, el esquinero Patrick Peterson y el linebacker Alex Okafor fungen como los líderes de las unidades ofensiva y defensiva, respectivamente.

EL LEGADO DE LAMBEAU

Para los Cardenales y Empacadores, que este fin de semana se enfrentan en la ronda Divisional de la Conferencia Nacional, el nombre de Earl Curly Lambeau tiene relevancia en la historia de ambos equipos.

Es famoso el hecho de que Lambeau fue fundador, jugador y el primer coach de los Empacadores de Green Bay, con lo que ganó seis títulos y por lo que fue inducido al Salón de la Fama en la primera generación.

Luego de esa intensa etapa de éxito, Lambeau dejó a los Empacadores el 1 de febrero de 1950 para hacerse cargo de los Cardenales, en ese entonces de Chicago.

Pese a los blasones que lo acompañaban, Lambeau no pudo cambiar la suerte de los Cardenales al acumular marca de 5-7 en 1950 y 3-9 en 1951. Al final de esa segunda temporada, dejó el cargo para irse con los Pieles Rojas de Washington.

Pese a la breve estancia, Cardenales tiene considerado a Lambeau como uno de los grandes personajes que han integrado sus filas.