AFTEROFFICE
deportes

Playball en el deshielo

En uno de los momento más críticos para el beisbol cubano, las Grandes Ligas regresan para quedarse. Más de 150 peloteros cubanos abandonaron la isla en 2015. En los primeros meses de 2016 lo hizo Yulieski Gourriel, considerado el mejor jugador del momento, junto a su hermano Lourdes Junior.
Vivian Núñez / Corresponsal
21 marzo 2016 23:9 Última actualización 22 marzo 2016 5:0
Previo al encuentro de hoy entre la Selección local y las Mantarrayas de Tampa Bay, sólo hay un antecedente de encuentros de este tipo. (AP)

Previo al encuentro de hoy entre la Selección local y las Mantarrayas de Tampa Bay, sólo hay un antecedente de encuentros de este tipo. (AP)

LA HABANA, Cuba.- “El nivel de la pelota cubana ha bajado, sobre todo, por los cientos de deserciones”, asegura a EL FINANCIERO el periodista deportivo Raúl Rodríguez. El especialista considera que a ello se añade una serie nacional de poca calidad –“con muchos equipos” (16)-, problemas en la base, falta de recursos y poco roce internacional. “El talento sigue existiendo, pero ahora los jugadores se van siendo casi niños”.

Y es que más de 150 peloteros cubanos abandonaron la isla en 2015. En los primeros meses de 2016 lo hizo Yulieski Gourriel, considerado el mejor jugador del momento, junto a su hermano Lourdes Junior. Por ello, Cuba es actualmente el país con más atletas en las Grandes Ligas, después de República Dominicana y Venezuela.

Previo al encuentro de hoy entre la Selección local y las Mantarrayas de Tampa Bay en La Habana, sólo hay un antecedente de encuentros de este tipo después del triunfo de la revolución de Fidel Castro: dos partidos diputados, uno en la capital cubana y otro en Baltimore, entre una novena nacional y los Orioles, en 1999, que concluyeron con una victoria para cada bando.

La asistencia a ese partido es el último punto de la agenda que cumple el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y coincide con las nuevas medidas anunciadas por la Casa Blanca, que autorizan la contratación de peloteros cubanos residentes en su país e incluso puede abrir las puertas para que se retome la práctica, interrumpida en marzo de 1959, de que equipos de la MLB disputen juegos de pretemporada en la mayor de las Antillas.

Hasta el nuevo paquete dado a conocer el 16 de marzo, los beisbolistas de la isla no podían jugar en las Mayores si mantenían su residencia, mientras que los que lo hacen en otras ligas tampoco eran autorizados a incorporarse al equipo nacional para eventos internacionales como el Clásico Mundial o la Serie del Caribe.

Tras el deshielo pactado por Cuba y Estados Unidos el 17 de diciembre de 2014, el escenario en el que se desarrollará el juego es totalmente diferente y favorable para un intercambio futuro entre los directivos de la Gran Carpa y del beisbol cubano.

DÓNDE SE JUGARÁ
Fundado el 26 de octubre de 1946, el Estadio Latinoamericano, antiguo Estadio del Cerro, con capacidad para 55 mil espectadores, es el mayor del país y la casa del equipo Industriales, de la capital.

Desde hace años el Latino había perdido su esplendor. “Teníamos miedo de que nos cayera un pedazo de techo en la cabeza”, menciona un aficionado que asiste habitualmente a la instalación, al tiempo que muchos encuentros debieron disputarse de día pues las luces no funcionaban. Los peloteros se quejaban del estado del terreno y en diciembre pasado, cuando viajó al país una delegación de la MLB, hizo numerosas recomendaciones para que se pudiera disputar este enfrentamiento.

Ahora el panorama es otro. Se pintaron paredes y muros del azul de Industriales, se reparó parte del techo –los trabajos continuarán, se cambiaron las gradas, se instalaron luminarias nuevas y el terreno recibió una remodelación capital.

Junto a los cubanos laboraron especialistas estadounidenses como Murray Cook, presidente de Brickman Sports Turf, una división de la compañía Brickman Group Ltd., encargada de certificar la calidad de los parques de las Mayores.

Phil Bradley, asistente especial de la Asociación de Jugadores de MLB, quien también se encuentra en La Habana, afirma que los peloteros del Tampa Bays “están muy emocionados por la oportunidad de venir a Cuba y para ellos es muy positivo salir de la dinámica de los entrenamientos de primavera en la Florida y probar en otro ambiente”.

Al igual que ocurrió cuando el juego con los Orioles, la asistencia será por invitación.

COLABORACIÓN TORAL
Para el partido, el cual será transmitido en vivo por la televisión estatal cubana y por ESPN y ESPN Deportes, se interrumpió la serie nacional y se constituyó un equipo con 30 miembros en el que están los mejores del país en cada posición. Las Mantarrayas de Tampa Bay también se presentan con sus principales hombres, entre ellos Chris Archer, Evan Longoria y Kevin Kiermaier.

Junto con el equipo estadounidense y directivos de la MLB viajaron a La Habana figuras emblemáticas del beisbol de la Gran Carpa, como el ex capitán de los Yanquis de Nueva York, Derek Jeter, y los ex peloteros cubanos José Cardenal y Luis Tiant. Al parecer éste último lanzará la primera bola, que durante mucho tiempo se especuló haría el propio Barack Obama.