AFTEROFFICE
culturas

Piedras, hoz y martillo

La presentación de los Rolling Stones en La Habana derriba la cortina de hierro que aisló a Cuba del rock contemporáneo. Además de la banda británica, algunos medios aseguran que este año también actuarán en la isla Sting y Stevie Wonder.
Vivian Núñez / Corresponsal
13 marzo 2016 20:31 Última actualización 14 marzo 2016 5:0
Será uno de los eventos musicales más trascendentes que ha tenido lugar en el país a lo largo de 50 años. (Erick Retana)

Será uno de los eventos musicales más trascendentes que ha tenido lugar en Cuba a lo largo de 50 años. (Erick Retana)

La cubana Elsa Rodríguez, fanática del rock y profunda conocedora del idioma inglés, prácticamente no sale de su casa a sus 66 años. Sin embargo, hará una excepción el 25 de marzo: “Si los Rolling Stones vienen a Cuba a dar un concierto, canten donde canten, a la hora que sea, llueva, truene o relampaguee, allí estaré”. Es una entre las miles de personas que se alistan para asistir a lo que ya es considerado un acontecimiento.

“Hemos tocado en muchos lugares especiales durante nuestra larga carrera, pero este espectáculo en La Habana va a ser un hito para nosotros y esperamos que lo sea también para todos nuestros amigos en Cuba”, publicó la banda en su página web, al tiempo que el diario oficial Granma desplegaba: “Los Rolling se enfrentarán a un público que por más de cuatro décadas soñó con ver en vivo a sus majestades y, por otro lado, será uno de los eventos musicales más trascendentes que ha tenido lugar en el país a lo largo de 50 años”.

Más de una generación de cubanos vivió su adolescencia pegada casi clandestinamente a los sonidos de los Stones y de los Beatles, surgidos en 1962. Ambas agrupaciones de rock no se difundían en la isla a principios de los 60 por el solo hecho de cantar en inglés y ser abanderados de un género que era tildado por los burócratas de la cultura como “la música del enemigo”.

“Los discos de esas bandas entraban a Cuba de manera misteriosa; la gente los guardaba escondidos en papel de periódico y cuando sonaban en el tocadiscos sentías como si estuvieras cargando dinamita”, asegura el escritor Leonardo Padura, quien recuerda que “en aquella época escuchar grupos como ésos estaba en el borde de lo permitido social e ideológicamente”.

ENTRETELONES
“Primero Obama y después Mick Jagger”, comentó, medio en broma medio en serio, un joven habanero que escucha a los Stones por su abuelo y que admira al presidente Barack Obama “por haber hecho con Cuba lo que nadie se había atrevido a hacer hasta ahora”. Y es que si impensado era hace unos años ver al singular vocalista inglés en un escenario cubano, más inimaginable era vislumbrar al avión Air Force One aterrizando en el aeropuerto José Martí.

El mandatario estadounidense visitará la isla el 21 y 22 de marzo, tres días antes del concierto de la banda, que escogió la fecha de su actuación pensando en ello y también en la posible firma, por esos días, de los acuerdos de paz sobre Colombia, que se negocian en la capital cubana desde hace más de tres años.

Jagger inició los contactos con las autoridades de la isla hace varios meses, a través de la fundación Fundashon Bon Intenshon, y viajó en dos ocasiones a La Habana, la última en octubre pasado, acompañado por los productores de la gira Olé Tour que realizan por América Latina y que tendrá su cierre en la capital cubana. También se trasladó al país el guitarrista del grupo, Keith Richards.

De acuerdo con información del Instituto Cubano de la Música, dependencia que se ocupa de estas actuaciones, las condiciones no permiten pagar estos conciertos y son los artistas interesados en actuar los que deben asumir los gastos de producción.

Así lo hicieron el año pasado el pianista chino Lang Lang, quien ofreció un concierto único junto al cubano Chucho Valdés en la Plaza de la Catedral de La Habana, y la cantante puertorriqueña Olga Tañón.

Con el nombre de Concierto por la amistad, la actuación de los Stones está promocionada por AEG Live’s Concerts West y Música Punto Zero, y luego de varias negociaciones en busca de un escenario se efectuará finalmente el 25 de marzo a las 8 y media de la noche en las áreas exteriores de la capitalina Ciudad Deportiva, donde se calcula que puedan reunirse alrededor de 50 mil personas.

No pocos pensaron que el lugar seleccionado sería la Plaza de la Revolución José Martí de La Habana, donde en septiembre de 2009 se reunió un millón de personas en el Concierto por la Paz, organizado por el cantante colombiano Juanes. Fuentes cercanas a la banda británica aseguraron que las autoridades cubanas les explicaron que ese era un sitio vinculado más a acontecimientos políticos.

También se conoció que el grupo encabezará una iniciativa para donar instrumentos y equipos de audio para las escuelas de música en Cuba, con la ayuda de importantes proveedores -entre ellos Gibson, Pearl, Vic Firth y BOSS - y de la Academia Latina de las Artes y las Ciencias de la Grabación.

Cuando los legendarios Mick Jagger, Keith Richards, Charlie Watts y Ronnie Wood interpreten ante los cubanos piezas como Satisfaction, Gimme Shelter y Angie harán historia, y algunos recordarán, sin duda, el concierto brindado por el exbeatle Paul McCartney aquel 2003, en la Plaza Roja de Moscú.

AL SON DEL DESHIELO
Desde que los gobiernos de Cuba y Estados Unidos anunciaron el 17 de diciembre del 2014 su decisión de dejar atrás más de medio siglo de confrontación, la isla se ha convertido en un lugar muy atractivo para turistas, políticos, empresarios, científicos y artistas.

La agrupación rockera británica se sumará al desfile de famosos que han visitado el país desde el año pasado, entre ellos Rihanna, Usher, Katy Perry y Ozzy Osbourne, vocalista de la emblemática banda de heavy metal Black Sabbath.

Además de los Rolling Stones, algunos medios aseguran que este año también actuarán en Cuba Sting y Stevie Wonder.