AFTEROFFICE
buena vida

Un picinic para cenar con miles de desconocidos

Una cita de riguroso blanco, sin área VIP o distinción de ningún tipo, eso es Diner en Blanc, iniciativa surgida en París hace 26 años como una reunión entre amigos en la que, cuenta Eduardo Uribe, organizador en la Ciudad de México "se trata de convivir y reapreciar lo que siempre está a nuestro alrededor".
Rosario Reyes
12 octubre 2014 23:12 Última actualización 14 octubre 2014 5:0
El año pasado la cita fue en la terraza del lago de Chapultepec, con 2 mil 600 personas. (Cortesía)

El año pasado la cita fue en la terraza del lago de Chapultepec, con 2 mil 600 personas. (Cortesía)

Por tercer año consecutivo se lleva cabo en México un evento que en su simpleza encierra una gran experiencia. ¿Se imagina una cena con miles de extraños, cuyo lugar se revela hasta el último momento? ¿Un picnic nocturno en el que la contemplación del entorno, la convivencia y la buena vibra son elementos esenciales?

Una cita de riguroso blanco, sin área VIP o distinción de ningún tipo, eso es Diner en Blanc, iniciativa surgida en París hace 26 años como una reunión entre amigos en la que, cuenta Eduardo Uribe, organizador en la Ciudad de México, “se trata de convivir y reapreciar lo que siempre está a nuestro alrededor, detenernos, tomar un tiempo de calidad y disfrutar los espacios públicos con los que contamos”.

Luego de que su fundador Francoise Pasquier iniciara esta tradición en 1988, su hijo trasladó la fórmula a Montreal. En 2011, se juntaron ambos para organizar la reunión en Nueva York. “La lista de espera llegó a 30 mil personas y ahí fue cuando decidieron crear la organización internacional”, cuenta Uribe, quien lo trajo a México en 2012.

“No tiene ninguna causa, ninguna ideología, lo único que busca es la reapreciación de los espacios públicos y gozar la vida. Es tan simple como hacer un picnic, es muy emocionante regresar a lo básico; ése es el mensaje, que no necesitas de grandes gastos para gozar la vida y compartirla. Es muy emocionante ver a tanta gente haciendo lo mismo a la vez, es muy esperanzador porque, ¿cuántas cosas no podríamos hacer si nos juntáramos?”.

El primer Diner en Blanc de la Ciudad de México se realizó en la Plaza Manuel Tolsá, con mil 250 participantes. El año pasado la cita fue en la terraza del lago de Chapultepec, con 2 mil 600 personas y este año se espera la participación de 3 mil invitados.

“Todo funciona con líderes voluntarios, se va formando un grupo y cada uno tiene derecho a invitar a seis personas. Por otro lado, está la lista de espera en la página de Internet, se manda la invitación a todos, no hay ningún criterio de selección ni nada, así se van llenando los autobuses. Llegan a puntos de reunión, que son estacionamientos en toda la ciudad, dejan su coche, se suben al autobús y se dirigen hacia el lugar desconocido. En el trayecto, su líder te revela el lugar donde será el evento”, comparte Uribe sobre el evento que cuenta con alrededor de cien mil involucrados.

Diner en Blanc se realizará el jueves 23 de octubre de las 20:00 a las 23:00 horas. Durante la primera hora y media es la cena (cada grupo lleva su propia comida, con derecho hasta dos botellas de vino) y a las 21:30 horas se prenden luces de bengala.

“Es un momento muy emocionante, que busca también dar el mensaje de alumbrar, para apreciar todo lo que está a nuestro alrededor. Posteriormente empieza el DJ y todo el mundo se pone a bailar al lado de sus mesas y se arma una gran fiesta”, afirma el organizador.
La cuota para participar en este evento es de 35 dólares y es la misma en las 60 ciudades de todo el mundo que se han unido. En México, el evento se ha realizado también en Querétaro y Guadalajara.