AFTEROFFICE
culturas

Poesía de Octavio Paz es musicalizada

Complejos y rebuscados poemas de Octavio Paz son musicalizados por el compositor Felipe Pérez Santiago. Musicalizar la obra poética del Nobel de Literatura mexicano no es tarea sencilla. Un encargo que el compositor mexicano aceptó con el entusiasmo que despierta todo reto.
Ma. del Refugio Melchor S.
26 octubre 2014 22:53 Última actualización 27 octubre 2014 5:0
A sus 41 años, Felipe Pérez Santiago es un prolífico y versátil compositor.  (Braulio Tenorio)

A sus 41 años, Felipe Pérez Santiago es un prolífico y versátil compositor. (Braulio Tenorio)

Por la manera en que Octavio Paz estructuraba sus versos, musicalizar la obra poética del Nobel de Literatura mexicano no es tarea sencilla. Un encargo que el compositor mexicano Felipe Pérez Santiago aceptó con el entusiasmo que despierta todo reto, para estrenar el resultado como parte de las celebraciones por el centenario del nacimiento del literato.

“La obra de Paz es maravillosa, pero muy compleja. Algunos de sus poemas no se prestan para musicalizarlos porque no cae en la típica estructura de verso, coro y métricas regulares que hacen la musicalidad de un poema de manera natural”, explica el músico.

A sus 41 años, Felipe Pérez Santiago es un prolífico y versátil compositor. Bien puede escribir música para el Kronos Quartet, que musicalizar cintas como Rudo y Cursi, hacer jingles o, como en esta ocasión, transformar en canciones los poemas de Paz.

Radicó 14 años en Holanda, donde se formó y descubrió un universo musical que difícilmente habría encontrado en otro lugar, dice. “El Conservatorio de Rotterdam es la única escuela del mundo que tiene un departamento de world music y me llamó la atención que había estudios de flamenco, música de la India, turca, tango, caribeña, de las Islas de Java y Bali. Fue un gran descubrimiento”, afirma en el pequeño estudio que tiene instalado en su casa.

Recorrió muchos países, ganó un premio de la Unesco que le permitió difundir su música en la radio de 40 países. Al final le ganó la nostalgia y regresó a México hace cinco años, donde formó el ensamble Mal’Akh, con el que ya se presentó en el Palacio de Bellas Artes en 2013.

El músico y compositor dice que trabaja diariamente desde las seis de la mañana hasta las nueve de la noche hasta en cinco proyectos simultáneamente. Bajo ese esquema de trabajo aceptó la comisión para poner música a la poesía de Octavio Paz.

“Me mandaron como 30 poemas y de esos tenía que escoger nueve porque tenemos tres cantantes invitadas: Tania Libertad, Regina Orozco y Denise Gutiérrez, la vocalista de la banda Hello Seahorse!”.
Pérez Santiago respetó íntegramente los textos, pero se dio la libertad de repetir algunas estrofas. “La musicalidad de los poemas de Paz es un poquito más rebuscada, más fina, hay que buscarla; no nos brinca inmediatamente como la de otros autores más ligeros”.

Asignó las canciones a cada una de las sopranos, de acuerdo a su personalidad, explica. “A Tania Libertad, como la gran señora de la canción mexicana, le escogí los poemas de corte un poquito más profundo, triste y los musicalicé de esa manera”. Los temas que cantará son Misterio, Sonetos I y Piedra de sol.

A Regina Orozco, por su afinidad con la protesta y música de medio cabaret, le compuso Deja que una vez más te nombre, tierra; Bajo tu clara sombra y Elegía.

A Denise Gutiérrez le dio un toque más alegre. “Elegí poemas que pudiera meter más ritmo, para poder usar más las percusiones, incluso incorporé cosas electrónicas”. Se trata de Golden Lotus, Relámpago en reposo y Niña.

El estreno, un encargo del partido Nueva Alianza, será el 30 de octubre en la Fonoteca Nacional, en un concierto cerrado. “El lugar es ideal porque fue la última morada de Octavio Paz”, señala el compositor, quien el sábado pasado estrenó Purpurascens, un homenaje al chapulín (cuyo nombre científico es Sphenaria Purpurascens), con su ensamble Mal’Akh y la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, para celebrar 50 años de la apertura de la Segunda Sección del Bosque de Chapultepec.

41 SAXOFONES
Con ese ímpetu que lo caracteriza, Felipe Pérez Santiago emprenderá dos proyectos que lo apasionan. “Otra locura es que me encargaron una obra de la Universidad de San José ‘para saxofón y 40 saxofones’. Me atrevo a decir que no hay ninguna obra escrita en el mundo para 41 saxofones y la solista es Sofía Zumbado; es costarricense, una virtuosa, escribí el concierto para ella. El estreno será en México, el 5 de diciembre en la Escuela Nacional de Música de la UNAM”.

Y por tercer año consecutivo será el director musical del Festival de Terror Mórbido que este año se realizará en Puebla. La inauguración será el 13 de noviembre. “Esta edición estará dedicada al cine de ciencia ficción y tocaremos en vivo versiones de Star Wars, Dunas y 2001: Odisea del Espacio”, concluye.